La abdominoplastia es una de las cirugías más practicadas en invierno, época del año más propicia para poder ocultar la faja postoperatoria bajo la ropa y así evitar llevar varias capas con las altas temperaturas del verano. Otra motivación que lleva a nuestros pacientes a querer operarse de abdominoplastia en invierno es la de llegar al verano perfectos para poder lucir su nuevo abdomen en la playa o piscina ocultando la cicatriz bajo la ropa de baño.
Estas son algunas de las razones más comunes para realizarse una operación de cirugía estética en invierno, pero hay que insistir en que la mejor época del año para operarse de una abdominoplastia (y de cualquier cosa) es cuando el paciente tenga tiempo para descansar y recuperarse adecuadamente, siguiendo meticulosamente las indicaciones del post-operatorio. Hoy te contamos todo lo que tienes que saber sobre la abdominoplastia y te damos algunos consejos para recuperarte de la mejor manera de esta cirugía.

En qué consiste la abdominoplastia: tipos de cirugía de abdomen

La cirugía de abdominoplastia sirve para tratar dos problemas fundamentalmente:

  1. el exceso de piel del abdomen.
  2. la pérdida de tensión de los músculos abdominales.

Mediante distintas técnicas de dermolipectomía abdominal, podemos conseguir una figura completamente diferente, más definida y equilibrada. También podemos combinar en un mismo tiempo quirúrgicos varios procedimientos diferentes con esa misma finalidad. en este sentido, la “mejor amiga” de la abdominoplastia es la liposucción, mediante la cual podemos eliminar el exceso de grasa localizada y definir la cintura. También podemos utilizar la grasa liposuccionada para dar volumen allí donde lo necesitemos para conseguir el contorno deseado: el glúteos, mamas, etc. Es especialmente habitual combinar los procedimientos de abdominoplastia con la liposucción en los flancos.

Pero no todas las dermolipectomías abdominales son iguales, existen diferentes técnicas:

  • Mini abdominoplastia, aborda el exceso de piel sólo por debajo del ombligo con una cicatriz resultante más corta y pequeña que la de la abdominoplastia completa. Está indicada en casos en los que el exceso de piel a eliminar es moderado y no existe necesidad de reposicionar el ombligo. Con una mini abdominoplastia tampoco se puede reparar la diástasis de rectos.
  • Una abdominoplastia completa retira todo el exceso de piel desde el reborde costal hasta el pubis. Lo normal es que se corrija la diástasis de rectos, lo que estrecha el contorno de la cintura. La cicatriz es mayor que en la miniabdominoplastia, pero los resultados suelen ser muy satisfactorios.
  • Abdominoplastia extendida. Se utiliza si la pérdida de peso ha provocado un exceso de piel que se extiende alrededor de la cadera. Mediante una cicatriz ampliada es posible tratar otras zonas adyacentes, eliminando también esa piel redundante alrededor de la cadera y la espalda y mejorando el contorno corporal. La cicatriz es algo más larga que en una abdominoplastia tradicional.

También es muy frecuente la combinación de abdominoplastia y cirugía mamaria tras pasar por uno o varios embarazos en un procedimiento mixto muy popular conocido como mommy makeover. Éste se dirige a las dos áreas más afectadas por el embarazo y la lactancia – la barriga y el pecho-.

Recomendaciones para la mejor recuperación de la cirugía de abdominoplastia

  • Seguir de manera estricta las recomendaciones del cirujano plástico
  • No fumar, es conveniente dejar de fumar en cualquier caso pero es más importante dejar el hábito tabáquico antes de someternos a una cirugía de abdominoplastia. Fumar eleva considerablemente el riesgo de complicaciones en cualquier cirugía y además influye en la recuperación, retardándola.
  • Usar la prenda de presoterapia tras la cirugía tal y como te prescriba el especialista. La faja de compresión sirve para ayudar a los tejidos a adaptarse a la nueva situación tras la cirugía, además de bajar la inflamación y disminuir la aparición de moretones.
  • La alimentación es un punto fundamental tras una cirugía de abdominoplastia, se recomienda ingerir alimentos nutritivos para reforzar nuestro sistema inmune. Alimentos como frutas o salmón dentro de una dieta equilibrada te ayudarán a una óptima recuperación. La ingesta de líquidos antes y después de la cirugía debe ser de 2,5 litros de agua para mantenernos bien hidratados.
  • Dormir durante las primeras semanas con cierta inclinación para que la cicatriz de la abdominoplastia se cure lo mejor posible.
  • Asimismo, hay que caminar algunos días manteniendo cierta inclinación.
  • Estar en reposo y mantener el descanso que te indique el cirujano plástico, ni alargar ni postergar el tiempo de recuperación.
  • Realizar ejercicio moderado como pasear cuando el cirujano plástico te lo indique, hasta ir poco a poco aumentando la actividad física y volver a la vida diaria.

Abdominoplastia para recuperar la figura tras pérdidas de peso importantes y reparar las secuelas del embarazo

La abdominoplastia ofrece unos resultados espectaculares y mejora considerablemente la satisfacción y la autoestima de hombres y mujeres que se someten a ella. ¿Y tú? ¿A qué estás esperando? Ponte en manos de un especialista en cirugía plástica, estética y reparadora, ponte en manos del Doctor Francisco Solesio.