El ácido hialurónico es, sin lugar a dudas, uno de los productos estrella para luchar contra los signos del envejecimiento en el rostro: arrugas, imperfecciones, falta de hidratación y atrofia de la grasa facial. Y es que las aplicaciones del ácido hialurónico son múltiples. Por ello, en la medicina estética y en la salud es considerado como uno de los compuestos rejuvenecedores más efectivos y seguros. ¿Quieres conocer las mejores aplicaciones del ácido hialurónico? La Dra. Sánchez de Gea nos las cuenta en el siguiente vídeo.

¿Qué es el ácido hialurónico?

Está en las cremas antiedad, se inyecta en la piel y es uno de los ingredientes estrella en los tratamientos estéticos. El ácido hialurónico tiene muchas aplicaciones por la gran cantidad de beneficios que aporta. El ácido hialurónico es un componente presente de forma natural en nuestra propia piel, cartílagos y articulaciones. 

Si nos centramos en la piel, la principal característica de esta molécula es la capacidad que tiene de atraer y captar agua, actuando a modo de esponja. Esto hace que rellene las imperfecciones de la piel y luzcamos con un aspecto hidratado y saludable. 

Al igual que el colágeno, el ácido hialurónico va disminuyendo a medida que cumplimos años, siendo en gran parte esta degradación, la responsable de la visibilidad del proceso de envejecimiento. El ácido hialurónico en nuestra piel estimula el nuestro propio y la síntesis del colágeno. Además, rellena y da volumen, lo que ayuda a difuminar las arrugas estáticas de expresión y permite reponer los volúmenes atrofiados. Es un ingrediente antiedad fundamental y, aunque es más efectivo cuando se infiltra en tratamientos médico estéticos, también se puede apreciar su efecto cuando se aplica a través de sérums y cremas. 

 ¿Cómo funcionan las infiltraciones de ácido hialurónico?

Las infiltraciones en las diferentes aplicaciones del ácido hialurónico crean una malla que favorece el funcionamiento correcto de los tejidos. Se considera una sustancia de relleno que alisa la piel, atrae moléculas de agua para promover la hidratación y rellena las áreas en las que se inyecta (labios, ojeras, pómulos, arrugas…).

Los efectos suelen durar unos 12 meses, ya que es una materia reabsorbible y, al ser un ingrediente que se encuentra de forma natural en nuestra piel, es biocompatible y no produce alergias. Por ello, es un tratamiento médico estético que aporta muchísima seguridad a los pacientes.

Diferentes aplicaciones del ácido hialurónico

El ácido hialurónico se inyecta en la piel mediante una jeringuilla muy fina. Generalmente no se requiere anestesia local, aunque en ocasiones ésta se puede utilizar para minimizar las molestias, dependiendo de las zonas en las que se aplica. A continuación, vamos a comentar las aplicaciones más comunes: 

Aumento de Pómulos con ácido hialurónico

La falta de volumen en pómulos y mejillas puede dar un aspecto “demacrado”. Mejorar tus pómulos y en consecuencia, la apariencia general de tu rostro, es posible gracias a la inyección de ácido hialurónico. 

Aumento de Labios

El relleno de labios con ácido hialurónico es uno de los tratamientos de belleza más demandados en la actualidad. Se trata de una técnica mínimamente invasiva que consiste en inyectarlo en los labios para aumentar su grosor, elevar las comisuras, potenciar el perfilado y aportar hidratación.

Relleno de Ojeras con Ácido hialurónico

El ácido hialurónico permite recuperar el volumen perdido, rellenar la ojera, proyectar la zona y unificar el tono, disimulando las ojeras y el aspecto de cansancio de la mirada.

Ácido hialurónico para remodelar la nariz (rinomodelación)

La rinomodelación es un tratamiento estético que utiliza ácido hialurónico de alta densidad en puntos muy concretos en la nariz, para modificar sutilmente su forma y sin la necesidad de entrar en quirófano. Se realiza en pocos minutos y el resultado es inmediato. No existe postoperatorio para esta aplicación del ácido hialurónico y el paciente puede continuar con su vida cotidiana desde el primer momento. 

Elevación de cejas (Foxy eyes)

El principal objetivo es corregir una mirada triste de una forma sutil y se consigue elevando la cola final de la ceja. La elevación de las cejas puede hacerse simplemente mediante la infiltración local de ácido hialurónico, o mediante infiltración de toxina botulínica, o bien, mediante la combinación de ambas técnicas.

Mejorar Cicatrices con ácido hialurónico

Sean consecuencia de una operación o secuelas del acné, esta aplicación del ácido hialurónico ha demostrado ser efectiva para las cicatrices. Esta técnica consiste en separar los tejidos para romper las bandas fibrosas de tejido cicatrizal que crean la tensión entre las diversas capas con el fin de ayudar a la formación de nuevo colágeno. Al inyectar ácido hialurónico se activa la producción de colágeno en la cicatriz, una proteína que contribuirá a que esta se recupere y el aspecto de la piel sea más uniforme.

¿Se te ocurre alguna zona de aplicación más?

Seguramente. Al tener tantísimas propiedades beneficiosas, cada día se descubren nuevas aplicaciones para el ácido hialurónico. Además, cada paciente presenta unas necesidades diferentes, por lo que una vez estudiado el caso concreto, el profesional médico estético adaptará el tratamiento a la finalidad concreta. Todavía quedan zonas en las que podemos usarlo, como pies, manos, imperfecciones debidas a accidentes, mejorar malformaciones… ¿Se te ocurren otras aplicaciones para el ácido hialurónico que no hayamos nombrado? Ponte en contacto con Solesio Clinic y pide cita con la Dra. Sánchez de Gea. ¡Además tenemos varias promociones en medicina estética hasta finales de Octubre!