Los glúteos son, junto a los senos, uno de los atributos femeninos que más definen el contorno corporal. Su tamaño y posición le puede dar al cuerpo de las mujeres una apariencia saludable y juvenil, así como atractiva para el resto. Las tendencias actuales (sobre todo la moda Kardashian en conjunción con la aparición de técnicas quirúrgicas innovadoras en las que se reducen al máximo los riesgos y con las que se obtienen resultados muy naturales) han provocado que cada vez más mujeres deseen tener un “trasero” que resalte su atractivo físico. Sin embargo, esta zona del cuerpo se ve muy afectada por factores como el envejecimiento, el sedentarismo o condicionantes genéticos. Con un aumento de glúteos con prótesis, o gluteoplastia de aumento, se puede mejorar su aspecto y proporción.

Aumento de glúteos: ¿en qué consiste?

La gluteoplastia o aumento de glúteos con prótesis es un procedimiento quirúrgico por el cual se puede mejorar la forma y proporción de los glúteos, aumentando su volumen mediante la inserción de prótesis de gel de silicona similares a las que se insertan en el aumento mamario (con una resistencia y cohesión mayores al ser una zona más expuesta) o con un transplante de grasa propia (lipofilling).  En la cirugía de aumento de glúteos con implantes, el cirujano efectúa una incisión de aproximadamente cinco centímetros en el pliegue interglúteo. A continuación se hacen dos bolsillos quirúrgicos entre los músculos, en los que se insertarán las prótesis. Para terminar, se cierra el conjunto plano por plano, una vez se haya conseguido el aumento y la apariencia acordadas previamente en la consulta prequirúrgica. La cirugía se realiza enteramente con anestesia general. Cuando el aumento de glúteos se realiza con grasa propia, las cicatrices son mucho más pequeñas (un par de incisiones de unos 4mm). Mediante estas incisiones se introducirá una cánula de infiltración que conduce la grasa extraída anteriormente mediante proceso de liposucción.

¿Soy candidato a un aumento de glúteos?

Los mejores candidatos a una gluteoplastia son aquellos/as pacientes que presentan unos glúteos sin mucha proyección, con poco volumen o con apariencia aplanada. También pacientes que en el pasado estuvieron satisfechos con sus glúteos pero que con el paso de la edad u otros motivos han dejado de estar conformes con su apariencia.

Así es la recuperación tras el aumento de glúteos con prótesis

Tras la cirugía, el/la paciente deberá utilizar durante al menos tres semanas una faja compresiva. Es fundamental tras la cirugía que el paciente siga estrictamente las indicaciones del cirujano y entienda que su colaboración es de suma importancia en el resultado final. Esto es así porque las primeras 24 a 48 horas tendrá que pasarlas boca abajo. Después de este lapso, el/la paciente podrá incorporarse, levantarse y caminar. Durante al menos una semana, se deberá sentar sólo cuando sea imprescindible y dormirá boca abajo o de lado. Esfuerzos físicos o ejercicios en los que colaboren los glúteos están absolutamente desaconsejados durante las primeras ocho semanas. Hay un mínimo riesgo de infección de la herida quirúrgica, por tratarse de la zona que es. Sin embargo, con la higiene adecuada y el tratamiento con antibióticos si así lo indica el cirujano plástico, la incidencia es prácticamente nula.

Gluteoplastia en Alicante con Solesio Clinic

Debes tener en cuenta que sólo un cirujano/a plástico, estético y reparador como el Doctor Francisco Solesio es el especialista adecuado para acometer una cirugía de aumento de glúteos con prótesis. Pide cita para tu gluteoplastia de aumento en Alicante con el Doctor Solesio. En su consulta en Solesio Clinic te asesorará acerca de qué clase de prótesis necesitas para mejorar el aspecto de tus glúteos y armonizar tu contorno corporal.