Un rasgo visible del envejecimiento es el aspecto cansado de la mirada que aparece en nuestro rostro cuando se “caen” los párpados superiores o aparecen “bolsas” en los inferiores, tanto en hombres como en mujeres La laxitud en la piel del párpado de arriba, o el exceso de grasa y/o edema en el de abajo, hacen que en un momento determinado dejemos de reconocer la expresión de nuestra mirada, que se hace más pesada y triste, por lo que los pacientes vienen a consulta diciendo que tienen un aspecto cansado en la mirada y quieren rejuvenecerla El paso del tiempo y la aparición de flacidez en la piel son algunos de los motivos por los que se va adquiriendo una mirada envejecida. También influyen factores ambientales (como la exposición solar) y los hábitos de vida (fumar, las horas de sueño, etc). Normalmente observamos un descenso de las cejas y un exceso de piel en los párpados superiores. Acompañado con bolsas e incluso surcos debajo de las bolsas en los párpados inferiores. Todo esto en conjunto da un aspecto de haber descansado mal y por suerte se puede corregir mediante la cirugía de blefaroplastia

 Qué es la blefaroplastia y qué técnicas existen para llevarla a cabo

La blefaroplastia es una cirugía relativamente sencilla que consiste en retirar el exceso cutáneo en el párpado superior y retirar el exceso de grasa y /o piel de la “bolsa” inferior. Existen por tanto la blefaroplastia superior y la blefaroplastia inferior y la combinación de estas: la blefaroplastia completa. Estos procedimientos también se suelen combinar con otros como la elevación de cejas (o lifting por vía supraciliar), la cantopexia (que hace el ojo más almendrado y lo devuelve a su dirección en una fase de mayor juventud) o el lipofilling de pómulos. En algunos casos, además también se corrige el surco lagrimal rellenandolo o elevándolo para maximizar los resultados. Existen diferentes métodos para alcanzar un párpado natural, más armónico y juvenil con una mirada más despejada.

Tipos de cicatrices de la blefaroplastia

Las cicatrices resultantes de la blefaroplastia son mínimas ya que es una zona en que existen los pliegues palpebrales para esconderlas En la blefaroplastia superior, la cicatriz queda escondida en el pliegue natural del ojo y coincidente con este.  En cambio en la blefaroplastia inferior, la cicatriz depende de la técnica, si se realiza por fuera o por dentro (mucosa) del párpado inferior. En el primer caso la cicatriz queda escondida junto con la línea de las pestañas. Y en la segunda es una cicatriz interna no visible

Recuperación de la blefaroplastia

La recuperación de la blefaroplastia no requiere una gran implicación por parte del paciente fuera de que lo indica un especialista – el cirujano plástico-.  El tiempo de recuperación varía de un paciente a otro, lo habitual es que un postoperatorio aproximado de 15 días sea más que suficiente. Dado que la zona es muy delicada es normal experimentar inflamación y/o la aparición de moratones, que desaparecen rápido. Se aconseja también llevar una vida tranquila durante la primera semana, sin esfuerzos ni sobresaltos y en la segunda semana no conducir, dejando de realizar ejercicio físico intenso hasta aproximadamente un mes. Los resultados definitivos de la cirugía de los párpados aparecerán tras varias semanas, pero las cicatrices pueden mejorar hasta que se complete el primer año.

¿Quién es el médico especialista para realizar la blefaroplastia?

Recordar siempre la importancia de poneros en las manos indicadas para esta o cualquier otra cirugía. Consulta la titulación de tu cirujano plástico. Ni oftalmólogo, ni el médico estético, el médico especialista indicado para realizar la blefaroplastia es el  Cirujano Plástico, Estético y Reparador.