Las orejas de soplillo resultan un gran complejo para las personas que desarrollan esta malformación congénita. También sufren (incluso desde la infancia) aquellos que las tienen separadas respecto de la cabeza, grandes o con formas poco armónicas en relación al rostro. Poner remedio a este inconveniente estético es fácil gracias a la otoplastia, una cirugía relativamente sencilla en manos de un especialista en cirugía plástica. La otoplastia es una cirugía que se realiza con anestesia local, que no suele tener una duración de más de 1 hora y que no necesita ingreso hospitalario.

¿En qué consiste la otoplastia (cirugía de orejas)?

La cirugía de otoplastia busca dotar de mayor simetría, orientación más armónica y un tamaño más proporcionado a las orejas del paciente. El cirujano plástico efectúa una incisión en la zona posterior de la oreja, exponiendo así el cartílago. Dependiendo de las necesidades del paciente, el cartílago auricular se dobla para recolocarlo a una nueva posición y se esculpe su forma. Algunas veces en una otoplastia, por un tamaño excesivo, puede ser necesaria la extirpación de parte de este cartílago y del exceso de piel. Así se dota a la oreja de un tamaño más armónico. En ocasiones, hay que combinar la otoplastia con una lobuloplastia o con un procedimiento de reducción en el que las cicatrices pueden ser anteriores en lugar de estar completamente escondidas detrás de la oreja. 

¿Qué tipo de anestesia se usa para la cirugía de orejas, otoplastia?

La otoplastia se suele realizar bajo anestesia local. Sin embargo, si el paciente es menor de 14 años, optamos por anestesia general, para evitar que la inquietud del niño pueda ocasionar cualquier contratiempo.

¿Dónde se sitúa la cicatriz de la cirugía de orejas (otoplastia)?

La cicatriz tras una otoplastia se coloca en el surco posterior y en las zonas anterior y posterior, así como en el borde si es necesario disminuir el tamaño de la oreja.

Cuando se requiere disminuir el tamaño de la oreja puede quedar una cicatriz ligeramente visible, por lo que lo valoraremos con el paciente antes de realizar dicha reducción.

¿Cómo es la cicatriz resultante tras la cirugía de otoplastia?

Las cicatrices resultantes de una otoplastia (cirugía de orejas) son casi imperceptibles, sobre todo por el lugar donde están ubicadas – por lo general por la cara posterior de las orejas-. 

¿Cómo cuidar la cicatriz de la otoplastia?

Al principio, y sobre todo en las primeras semanas tras una cirugía de otoplastia, la cicatriz estará de un color rojizo y dura al tacto. Para conseguir una cicatrización óptima será necesario seguir las indicaciones que el cirujano plástico haya prescrito de una manera estricta. Por ejemplo, es bueno practicar ciertos masajes, usar protección solar y cremas específicas para evitar queloides. Asimismo, se debe dormir boca arriba y evitar la realización de actividades que requieran grandes esfuerzos

Los cuidados son los mismos que cualquier otra herida quirúrgica. Los puntos se suelen reabsorber, por lo que no se necesita acudir a la consulta para quitarlos pero sí para realizar el seguimiento de la cirugía. 

Otoplastia en Alicante con el Dr Francisco Solesio

 

¿Tienes más dudas acerca de la otoplastia? ¿Quieres que estudie tu caso un especialista en cirugía plástica, estética y reparadora? Acude a consulta con el Dr. Solesio y trazará un plan personalizado para conseguir corregir las orejas de soplillo de la manera más segura y menos dolorosa y con garantías de éxito.