La decisión de acudir a la cirugía plástica para mejorar un aspecto del cuerpo o del rostro con el que no estamos conformes, no es una determinación fácil. La cirugía correcta, en la extensión precisa y buscando los resultados más óptimos a la vez que naturales, puede mejorar sustancialmente la autoestima de los pacientes. Enormes esperanzas e ilusiones recaen sobre la labor de los cirujanos plásticos, estéticos y reparadores. Por ello, también es muy difícil elegir un profesional titulado que sea capaz de cumplir las expectativas del paciente a la vez que garantizar su seguridad durante todo el proceso.

¿Por qué un cirujano plástico titulado?

La cirugía plástica, estética y reparadora es una especialidad médica. Sus competencias no las puede tener cualquiera. Las intervenciones de cirugía plástica, estética y reparadora difieren de las cirugías generales en multitud de aspectos y es únicamente mediante la formación, la especialización y la experiencia adquirida durante años por la vía que se obtiene una garantía de calidad y resultados. Lamentablemente, en los últimos años, los cirujanos plásticos asistimos con perplejidad a una avalancha de intrusión (que no intrusismo) en las competencias de la especialidad de cirugía plástica. Médicos no especialistas o con especialidades diferentes se ofrecen a realizar procedimientos de cirugía plástica, estética y reparadora.

A veces, esto ocurre porque su especialidad real trata aspectos muy relacionados con una intervención de cirugía plástica concreta. Por ejemplo, un oftalmólogo que cree tener todos los conocimientos y habilidades necesarias para realizar una blefaroplastia (cirugía de párpados). Por otro lado, hay médicos que ven que la cirugía plástica puede proporcionarles un plus de beneficios a su práctica habitual y hacen sus ‘pinitos’ con liposucciones pequeñas o cirugías ambulatorias, que perciben como “sencillas”. 

Cómo identificar al mejor cirujano para mi

La legislación española no contempla que estas prácticas sean punibles, limitándose a instar a los profesionales sanitarios a informar correctamente a los pacientes de cuál es su especialidad real, siendo estos últimos los que deciden en última instancia quien los opera, pudiendo llegar a poner en riesgo su salud en algunos casos. Es evidente que si no te aseguras de que quien te está operando es un cirujano plástico, estético y reparador, son mucho mayores las posibilidades de que existan episodios de mala praxis médica o la aparición complicaciones fácilmente evitables. A continuación, te damos unos consejos para elegir correctamente a un cirujano plástico titulado para tu intervención.

  • Comprobar la especialidad médica de un profesional sanitario es muy fácil. Y saber si alguien es de verdad o no cirujano plástico titulado, aún más. Basta con consultar el directorio de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) o el colegio de médicos de la ciudad que sea, donde podrás encontrar datos de contacto, currículum y especialidades de todos los cirujanos plásticos titulados de España.
  • Asegúrate de que la intervención se realice en un entorno hospitalario o una clínica que disponga de todos los recursos para garantizar la salud del paciente en cualquier situación. Te recomendamos que pidas visitar las instalaciones antes de la intervención para que las conozcas de primera mano.
  • Asegúrate de que con quien estás en la consulta es un cirujano plástico titulado y no un comercial o agente. Muchas de estas nuevas clínicas “low-cost” criban a los pacientes en consultas en los que apenas se habla de aspectos médicos ni se realizan exploraciones.
  • Exhaustivas pruebas preoperatorias son obligatorias antes de cualquier intervención de cirugía plástica, estética o reparadora. No conocer de manera minuciosa el estado de salud del paciente es una irresponsabilidad y propicia que surjan todo tipo de complicaciones.
  • Firma el documento de consentimiento de la cirugía una vez que estés 100% seguro de que has aclarado todas tus dudas con respecto a la cirugía. Desconfía de quien te quiera hacer firmar el consentimiento demasiado rápido o sin aclarar tus preguntas. No es sólo sospechoso sino que además es totalmente ilegal omitir información.
  • Toda intervención quirúrgica que requiera de anestesia, debe contar con la presencia en todo momento del médico anestesista cualificado (con el que también deberás haber tenido una consulta prequirúrgica relacionada con la anestesia). A veces, para abaratar costes, un único anestesista supervisa varias operaciones a la vez y esto es muy peligroso.
  • Constata que no te puedan “abandonar a tu suerte”. Te tienen que explicar muy bien antes de la cirugía cómo va a ser el postoperatorio inmediato, como se desarrollará el proceso de recuperación y cuáles son los cuidados que debes tener. Todo ello deberá ser conocido antes de la cirugía y también entregado al paciente en un informe por escrito en el momento de recibir el alta médica.
  • Sobre todo, evita la precipitación. Buscar el cirujano plástico titulado más óptimo para tus necesidades es un trabajo arduo, que a veces puede llevar mucho tiempo, pero que sin duda merece la pena acometer. No sólo por una garantía de resultados, si no por tu propia seguridad y bienestar.

Cirujano plástico titulado en Alicante

El Doctor Francisco Solesio es cirujano plástico titulado en Alicante, que consiguió su especialización vía MIR y lleva más de 15 años trabajando ininterrumpidamente como especialista en cirugía plástica, tanto en el ámbito público como privado. Es médico Colegiado en Alicante con el número 03-2006979 y está adscrito a las sociedades de cirugía plástica, estética y reparadora más prestigiosas, como la SECPRE, la ESPRAS (European Societies of Plastic, Reconstructive and Aesthetic Surgery), la IPRAS (International Confederation for Plastic , Reconstructive and Aesthetic Surgery) o la FILACP (Federación Ibero-Latinoamericana de Cirugía Plástica.). Pide cita para su consulta y descubrirás además su trato familiar, empático, cercano y su característica sinceridad. Te esperamos en Solesio Clinic.