Ni tanto ni tan poco, sino lo suficiente es un refrán que define bastante bien lo que un cirujano plástico piensa en cuanto a ideal de tamaño de pecho. Y es que tener mucho pecho es además de antiestético, incómodo y poco funcional para muchas de las que padecéis la hipertrofia mamaria.

Cuando el tamaño de las mamas es excesivo, duele la espalda, se clava el tirante del sujetador, se irritan los pliegues bajo los pechos, resultan incómodos al hacer deporte, limitan el bienestar social y hacen que sea difícil vestir determinadas prendas. Los bikinis no sientan bien y hacen que parezca que ese pecho corresponde a una mujer de mayor edad. En casos extremos pueden llegar a doler y/o a provocar dificultad respiratoria. 

La mayoría de las mujeres que se someten a una cirugía de reducción de pecho, no están contentas con el tamaño de sus senos y están acomplejadas por el tamaño de su pecho o éste les dificulta en su calidad de vida.

¿Cómo será el resultado de una reducción de pecho?

El resultado de una reducción mamaria, depende de varios factores como la anatomía de la paciente y el tipo de ptosis (caída) con la que la paciente parta, que determinará el tipo de técnica a llevar a cabo por el cirujano plástico para reducir el tamaño de las mamas. También influirá la calidad de la piel y la capacidad de cicatrización de la paciente. Para este último punto es fundamental valorar costumbres de la paciente como el fumar.

Otro factor importante es si se usarán prótesis mamarias o lipofilling para la reducción de pecho o no. Sí, también se usan prótesis mamarias en una reducción de pecho y esto depende de la proporción de tejido graso y mama respecto a la piel. Si contamos con tejido mamario y graso insuficiente y con exceso de piel, necesitaremos portar prótesis mamarias para rellenar el tejido cutáneo y tener un buen resultado. 

Otra motivación para portar prótesis tras la reducción mamaria es la de remodelar el pecho y conseguir un resultado más voluptuoso en el polo superior. O para corregir asimetrías mamarias. Por lo que la anatomía de partida con la que cuente la paciente es muy importante y por ello el especialista cirujano plástico tiene que realizar un estudio pormenorizado de cada caso y no sirve una técnica común de reducción de pecho para todas las pacientes que deseen reducir el tamaño de su pecho.

Aunque como hemos dicho, al realizar una reducción mamaria se pueden colocar prótesis de mama, el Doctor Solesio suele optar por aprovechar parte de la mama propia y preparar una auto prótesis con la propia glándula de la paciente cuando hace falta añadir volumen. De este modo evita a la paciente ser cautiva de revisiones, complicaciones y eventualmente rotura de la prótesis. Además se consigue un resultado más natural y más fácil de seguir para las campañas de detección precoz de cáncer de mama.

Cicatrices de en cirugía mamaria: aumento, mastopexia y reducción de pecho:

Para aumento mamario se usa habitualmente cicatriz en el borde de la areola o en el surco

Para elevación mamaria hay tres opciones: la primera es alrededor de toda la areola (periareolar), la segunda es añadir la vertical desde areola hasta el surco (vertical) que da como resultado una cicatriz con forma de piruleta y la tercera opción es añadir la del surco (patrón de ancla). La longitud de la cicatriz del surco depende de la cantidad de mamá que sobre.

Para reducciones mamarias lo más habitual es que se use el patrón de ancla, que es la técnica que mejores resultados ofrece en la mayoría de estos casos.

De todas esas cicatrices, la del surco submamario suele quedar escondida en el pliegue del aro del sujetador, aunque en algunos casos de reducciones de mamas muy grandes puede asomar por los extremos. 

La cicatriz entre la areola y el surco suele ser más ancha pero menos visible al ser más difuminada y la de alrededor de la areola varía mucho de una paciente a otra, aunque en general suele quedar más fina la mitad de abajo que la de arriba debido a la tensión de la piel en la zona. Normalmente se realizan a la altura justa para que queden dentro de la copa del sujetador.

En general, todas las cicatrices hasta que no están completamente curadas tienen un color rojizo. Con el paso del tiempo van evolucionando hacia colores más tenues, adoptando finalmente un color blanquecino.

Reducción mamaria en Alicante con el Dr. Solesio

La única manera de garantizar unos buenos resultados en cirugía estética es ponerte en manos de profesionales con experiencia en la reducción mamaria. Los resultados de las cirugías estéticas bien hechas pueden durar tiempo, mucho tiempo. Desgraciadamente, los resultados de las malas cirugías, también. Pide cita con el Dr. Solesio, cirujano plástico y estético en Alicante.