La toxina botulínica, coloquialmente conocida como botox, es una de las soluciones más efectivas para mejorar la apariencia de las arrugas faciales dinámicas y atenuando así los efectos visibles del envejecimiento en el rostro. La infiltración de toxina botulínica es uno de los tratamientos de medicina estética más demandados por todo tipo de pacientes. Mediante infiltraciones de botox, se consiguen resultados muy visibles, con carácter inmediato y apariencia muy natural en materia de eliminación de arrugas. Es un tratamiento mínimamente invasivo y totalmente reversible. De hecho, sus efectos desaparecen con el tiempo y es necesario volver a aplicarlo, siendo lo habitual entre dos y tres veces al año para mantener los resultados..

¿El botox sirve para cualquier arruga?

Muchos pacientes tienen confusión a la hora de discernir para qué se utiliza y dónde se coloca el botox. Hay que saber ante todo que sus usos y composición son muy diferentes en comparación con otros inyectables, como el ácido hialurónico. A diferencia de este último, cuyo principal beneficio es su capacidad retenedora de agua y voluminizadora, el botox provoca la parálisis muscular temporal en la zona donde se infiltre. Con su administración en una zona concreta de rostro, se impide durante un tiempo que la contracción-retracción de dichos músculos sigan favoreciendo la formación de arrugas de expresión. Es decir, el botox es efectivo en las zonas que generan las conocidas como arrugas dinámicas, pliegues en la piel causados por la gesticulación de los músculos faciales (unido a otras circunstancias como las pérdida de colágeno y elastina, la deshidratación, el abuso a la exposición solar, etc). Su uso estético para reducir las arrugas en España está indicado en el tercio superior del rostro (frente, entrecejo, patas de gallo). Aunque tiene otros usos, como el tratamiento frente a la hiperhidrosis (en las palmas de las manos o en la planta de los pies, en las axilas…) o el del bruxismo (para perder fuerza en el músculo masetero).

¿En qué zonas se aplica el botox?

Para que los resultados sean óptimos, es necesario que un especialista valore tu rostro y sus arrugas, para determinar en qué zonas es necesario realizar las infiltraciones sin afectar a la apariencia de otras zonas del rostro y sin que los resultados sean exagerados o antinaturales. De igual manera, el especialista determinará la cantidad de toxina botulínica necesaria, pues cada paciente tiene un estado de piel y unas necesidades diferentes.

Arrugas frontales (lineas de expresión en la frente)

Las conocidas como arrugas frontales son producidas por las contracciones del músculo frontal, el que nos permite mover la zona de la frente. Es una zona de gran movimiento, en la que aparecen y se acentúan muchísimo dichas arrugas. Con la aplicación de botox en la frente se puede detener la formación de arrugas de expresión en la frente.

Patas de gallo (Arrugas periorbitarias)

La contracción del músculo orbicular, el que nos permite cerrar el ojo y se activa cuando sonreímos de forma sincera; produce las tan conocidas patas de gallo, técnicamente arrugas periorbitarias. Con el botox podemos también prevenir su formación y empeoramiento. 

Arrugas en el entrecejo

Otra zona en la que muchos pacientes requieren infiltraciones de toxina botulínica es el entrecejo. Son unas arrugas muy generalizadas, casi todo el mundo las tiene y por su zona de aparición es difícil mejorarlas notablemente con otros tratamientos. Las continuas contracciones del músculo corrugador producen con el tiempo las arrugas en esta zona, pero afortunadamente gracias al botox podemos conseguir resultados muy naturales y rejuvenecedores en esta parte de la cara.

Zonas no recomendadas

No sólo a nivel legal, si no a nivel sanitario, no se puede infiltrar botox para “mejorar arrugas” en otras zonas del rostro diferentes a las del tercio superior. Infiltrar botox en las arrugas alrededor de los labios, líneas de marioneta, código de barras o surcos nasogenianos no está recomendado por ningún especialista serio. Disponemos de otras técnicas y sustancias de rellenos que ejercen una función mucho mejor en este tipo de arrugas, como las infiltraciones de ácido hialurónico, que también aportan hidratación profunda a la zona.

Botox para arrugas de expresión en Alicante

Acude siempre a un especialista para hacerte cualquier tratamiento de medicina estética. Huye del low cost, abaratamiento de costes suele implicar materiales de menor calidad. Sólo un cirujano plástico, estético y reparador como el Doctor Francisco Solesio tiene la preparación y pude ofrecer las garantía sanitarias en la aplicación de la toxina botulínica en tus arrugas de expresión. Pide cita para tu tratamiento con botox en Solesio Clinic.