Los complejos físicos no tienen edad. Es importante sentirse bien con nuestro cuerpo desde niños hasta la vejez. A menudo acuden a consulta jóvenes en época de adolescencia preguntando por la edad para una rinoplastia, ¿A partir de qué edad puede realizarse? Desde Solesio Clinic hemos sentido la necesidad de resolver esta duda, sobre todo a los padres.

¿En qué consiste una rinoplastia?

La rinoplastia es la operación de nariz destinada a corregir aspectos estéticos y funcionales de la nariz, como desviaciones, giba ósea (hueso que sobresale en el dorso de la nariz), malformaciones congénitas (por paladar hendido, secuelas del labio), y otras adquiridas en la vida por enfermedades o traumatismos.

Sea cual sea la motivación para realizarse una rinoplastia, puede ser que en un mismo procedimiento persigamos diversas mejoras, por ejemplo podemos, a la vez, mejorar la apariencia estética de la nariz y al mismo tiempo corregir algún problema respiratorio ocasionado por ejemplo por una desviación del tabique nasal (rinoseptoplastia funcional). 

Entonces, la edad de una rinoplastia en adolescentes dependerá de la finalidad de ésta, y de otros muchos factores. Vamos a hablar de los más significativos a continuación.

Edad para una rinoplastia: legalidad y adolescencia

El tema de la cirugía plástica y estética en adolescentes puede ser polémico. No hay leyes específicas que prohíban a los adolescentes realizarse una cirugía, por lo tanto la edad para una rinoplastia no está fijada por la ley. Sin embargo, es necesario un consentimiento de los padres para los pacientes menores de 18 años. Por lo tanto, la responsabilidad recae en los padres para ayudar a sus hijos a tomar la decisión correcta.

Además, es necesario que el paciente acuda a un especialista médico psiquiatra a la hora de establecer la edad de la rinoplastia. Este debe realizar un informe psiquiátrico que indique la estabilidad mental del paciente y que es consciente de la decisión a tomar, evaluando los posibles riesgos y beneficios. Finalmente, el médico especialista estudiará el caso e indicará que la edad para la rinoplastia es indicada o no, si considera que el beneficio de operarse es mayor que el de no hacerlo.

Hay que tener en cuenta también que la adolescencia es una época de transición entre la niñez y la edad adulta en la que se producen profundos cambios físicos y psicológicos. Suele ser algo más prematura en las niñas que en los niños, pero podemos delimitarla aproximadamente entre los 13 y los 18 años. Es muy importante tener en cuenta estos datos a la hora de establecer la edad de una rinoplastia. A estas edades la nariz y la cara están todavía en desarrollo, y es de vital importancia tenerlo en cuenta en la edad de una rinoplastia. Los adolescentes cambian físicamente, pero también sufren profundos cambios psicológicos muy importantes que les preparan para la edad adulta. Es importante que el cirujano plástico explore su estabilidad emocional y las motivaciones para operarse, así como las expectativas que tengan, que deben ser realistas. Es muy frecuente que deseen la nariz de algún personaje famoso, o que pidan cosas imposibles de conseguir.

Doctor Solesio: “la edad de una rinoplastia estética en adolescentes es de 18 años”

No existen reglas estrictas para decidir el momento ideal de la edad de la rinoplastia en la adolescencia. El Doctor Francisco Solesio recomienda que si el paciente puede esperar a cumplir la mayoría de edad, es preferible demorar la intervención para asegurar que ya haya pasado la etapa del desarrollo de la nariz. En los casos en los que no se puede demorar el momento de la cirugía por problemas que dificultan la respiración (no estéticos únicamente), las chicas, como se desarrollan antes, pueden operarse con 15-16 años. Los chicos quizás es mejor esperar a los 16-17 años, aunque este aspecto debe individualizarse, ya que cada caso es único e irrepetible.

Como conclusión, en Solesio Clinic establecemos la edad de una rinoplastia en función de factores psicológicos y del desarrollo físico del paciente, ya que la rinoplastia en adolescentes es segura y gratificante. Como antes de todas las cirugías, debe evaluarse minuciosamente cada caso, que es único.