Uno de los rasgos del rostro en los que antes se nota el paso del tiempo es sin duda en la mirada. La piel de los párpados pierde su natural firmeza y elasticidad con el paso de los años. Esto provoca líneas de expresión, arrugas y flacidez en los tejidos. La temida caída de las cejas intensifican esta sensación, restando amplitud al párpado superior y provocando que el rabillo del ojo se note direccionado hacia abajo, triste, cansado. Mediante la cirugía de elevación de cejas podemos revertir este proceso, devolviéndole a nuestra mirada una apariencia más juvenil y un aspecto descansado. ¿Cómo se consigue?

¿Soy candidato a una elevación de cejas?

Normalmente hacia los 40 años empiezan a aparecer los síntomas que llevan a optar por una elevación de cejas. También influye el estilo de vida y la carga genética. La cola (extremo lateral) de las cejas empieza a descender y la expresión de la mirada se entristece. Aunque estemos perfectamente descansados, permanece en nuestro rostro una apariencia somnolienta. Otras de las razones que nos convierten en un candidato ideal para elevación de cejas son:
  • Aparición de líneas horizontales en la frente.
  • Profundos surcos entre ceja y ceja.
  • Pesadez en los párpados superiores.
A menudo, los pacientes acuden a la consulta pensando que su problema se puede solucionar con una blefaroplastia, o cirugía de párpados. Sin embargo muchos de ellos pueden obtener resultados más beneficiosos sometiéndose a una elevación de cejas. En algunos casos, será necesaria la combinación de ambas cirugías para devolver al paciente una mirada alegre y jovial. La cantopexia también es habitual en combinación con las anteriores y se trata de un sostén extra del párpado superior otorgando una apariencia almendrada al ojo.

Elevación de cejas: ¿en qué consiste?

La elevación de cejas, también denominada frontoplastia o lifting de cejas, tiene varias posibilidades de abordaje dependiendo de las necesidades del paciente y sus características, así como del consejo profesional que preste el cirujano plástico. Las más habituales son:
  • Elevación supraciliar directa: mediante una incisión mínima en el borde superior de la ceja se extirpa una pequeña cantidad de piel para reposicionarla más arriba. La ventaja de realizar esta técnica es que es un procedimiento ambulatorio que puede realizarse con anestesia local y que tiene una tasa bajísima de riesgos y complicaciones.
  • Lifting coronal: En este caso la incisión se practica en la zona del cuero cabelludo, permaneciendo las cicatrices ocultas bajo el cabello. Este abordaje permite una recolocación más profunda y precisa, actuando sobre las estructuras musculares que provocan la caída de las cejas, aunque supone una cirugía más compleja y con más riesgo de complicaciones que la anterior. 
  • Lifting temporal: No se refiere a que sus efectos no sean permanentes, sino a que las incisiones en este caso se realizan en el cuero cabelludo pero en la zona de las sienes. Se accede a las cejas por debajo del músculo de la frente, elevando la cola de las cejas mediante suturas internas.

Así es la recuperación tras el levantamiento de cejas

Tras la cirugía de elevación de cejas, el paciente deberá mantener la cabeza en posiciones erguidas con el objetivo de minimizar la inflamación. Dicha inflamación y los posibles hematomas resultantes desaparecerán de forma natural como mucho entre 7 y 10 días tras la intervención. La sensación de entumecimiento y malestar en la zona es perfectamente normal, dura varios días en el peor de los casos y con el uso de analgésicos se sobrelleva sin ningún problema. Tan sólo 48 horas tras la cirugía de elevación de cejas se podrán retirar los vendajes. Pasados unos 7 días en la mayoría de los casos, el cirujano retirará las suturas. Es aconsejable no mojar las heridas ni el cabello los primeros días después de la elevación de cejas, limitando también cualquier actividad física que conlleve movimientos bruscos, sudoración excesiva o posibilidad de sufrir traumatismos. En apenas una semana el paciente podrá volver a llevar su vida con total normalidad. Las cicatrices seguirán evolucionando hasta transcurrido un año y durante ese tiempo habrá que poner especial atención en evitar la exposición solar intensa sin protector

¿Qué cicatriz me dejará la elevación de cejas?

Una de los aspectos más llamativos de esta cirugía es que en la mayoría de los casos las cicatrices resultantes, aunque son mínimas, quedan ocultas bajo el cabello y el paciente se puede olvidar de ellas para siempre. Tan sólo en el abordaje supraciliar puede quedar una ligera marca visible sobre el pelo de la ceja, que también se puede disimular dejándola un poco más poblada, con un poco de maquillaje o mediante tratamiento con micropigmentación. 

Resultados de la cirugía de elevación de cejas

Los resultados definitivos de la cirugía de elevación de cejas se pueden percibir a las pocas semanas. Normalmente los pacientes no son conscientes de cuánto afectaba a su apariencia envejecida y exhausta la forma y orientación de sus cejas. Por ello, la elevación de cejas produce resultados muy satisfactorios, con una gran sensación de rejuvenecimiento y mejora en la autoestima de los pacientes.

Elevación de cejas en Alicante

La mejor elevación de cejas en Alicante la realiza el Doctor Francisco Solesio en Solesio Clinic. Un cirujano plástico, estético y reparador con la experiencia del Doctor Solesio es el especialista indicado para acometer la cirugía de elevación de cejas en Alicante. Pide aquí tu cita para su consulta o si quieres también puedes utilizar nuestra valoración online y nos pondremos en contacto contigo de forma directa para darte información detallada así como un presupuesto personalizado a tus circunstancias.