Es habitual que cuando os encontráis en el postoperatorio de una cirugía mamaria, os pongáis en alerta cuando notáis algo “fuera de lo normal”, como dolor en las mamas, inflamación en alguno de los pechos o bulto. Automáticamente pensáis en que se os han encapsulado las prótesis o existe alguna infección, pero existen más patologías relacionadas con la cirugía mamaria  y que por suerte no generan tanto perjuicio, pudiéndose tratar con tratamiento específico y/o medicación. Hoy hablamos de la enfermedad de mondor.

¿Qué es la enfermedad de mondor?

La enfermedad de Mondor es una lesión benigna caracterizada por una tromboflebitis superficial de la región mamaria, es una flebitis y periflebitis de una vena superficial del tórax, la vena torácica lateral o toracoepigástrica. La tromboflebitis superficial es un proceso inflamatorio que hace que se forme un coágulo de sangre que bloquea una o más venas cerca de la superficie de la piel.

enfermedad de mondor

 

Síntomas de la enfermedad de mondor

  • Los pacientes con la enfermedad de mondor suelen referir y presentar dolor y decoloración (enrojecimiento de la zona en la fase aguda de progresar a un color marrón) sobre las venas superficiales afectadas. 
  • Aparición repentina de dolor en la mama y/o pared anterior de tórax, seguida de la aparición de un cordón, estría o canal visible y palpable. En ocasiones afecta a otras zonas como brazos, piernas. 
  • A la palpación, la vena es sensible y dura.

¿A quién afecta principalmente la enfermedad de mondor?

La enfermedad de mondor afecta principalmente a mujeres de edades comprendidas entre los 21 y 55 años de edad, aunque también afecta a los hombres, pero en menor medida. 

Aunque no se conoce con exactitud el motivo de la aparición de esta enfermedad, se relaciona con traumatismos, esfuerzos musculares o cirugías mamarias (aumento de pecho, mastectomías, etc.).

Tratamiento para la enfermedad de mondor

La prueba médica necesaria para diagnosticar la enfermedad de mondor es la realización de una ecografía eco doppler, donde se consigue observar la existencia de la vena trombosada diagnosticando esta patología.

Habitualmente la enfermedad de mondor evoluciona de manera espontánea hacia la curación, aunque en otras ocasiones (baja incidencia) puede complicarse con pequeñas necrosis cutáneas sobre la zona afectada.

El tratamiento para el control del dolor es mediante la ingesta de analgésicos y antiinflamatorios.

TU CIRUGÍA MAMARIA EN ALICANTE CON EL DR. SOLESIO

Tomar la decisión de operarte no es sencillo. Hay personas que pasan años antes de atreverse a dar el paso, motivadas por el miedo a los riesgos asociados a una cirugía plástica o por miedo a no conseguir los resultados esperados, etc. Sea cual el motivo que te frena, creemos que para tomar la mejor decisión hay que estar informado sobre la cirugía. Acude a consulta con el Dr. Solesio -cirujano plástico con 20 años de experiencia- y te explicará la cirugía, resolviendo tus dudas acerca de esta.