Cada vez más, las pacientes para cirugía mamaria nos preguntáis en consulta por la alternativa a portar prótesis mamarias para aumentar el volumen del pecho. Se trata de aumentar el pecho con la propia grasa de la paciente: el lipofilling mamario.

Este aumento de demanda de lipofilling mamario está motivado por el deseo de muchas mujeres de no introducir un “cuerpo extraño” para aumentar el busto con prótesis mamarias. Los últimos avances en técnicas de extracción de grasa (liposucción) permiten reutilizar la grasa para injertarla otorgando volumen a una nueva zona receptora como es el pecho con el fin de aumentar el tamaño de los senos sin la necesidad de usar implantes de silicona.

¿Cómo se realiza un lipofilling mamario?

Cuando decidimos aumentar el tamaño del pecho con grasa propia del paciente, el Dr. Solesio valorará tu caso de manera individualizada para comprobar que cuentas con una zona donante lo suficientemente rica como para extraer la grasa e implantarla en el pecho.

Para obtener la grasa con el fin de aumentar el pecho, el primer paso es realizar una liposucción en otra zona del cuerpo. Las zonas más comunes son abdomen, flancos y cara interna de los muslos. Posteriormente se filtra la grasa desechando los fluidos extraídos en la liposucción junto con la grasa, como son la lidocaína y suero infiltrados para llevar a cabo la liposucción. Una vez que hayamos preparado la grasa para el injerto, se infiltra la grasa mediante inyecciones a demanda según el plan trazado por el cirujano plástico.  

¿Cómo se comporta la grasa tras el lipofilling mamario?

Una vez el injerto de grasa haya “cuajado” se comportará de manera similar a la grasa de nuestro cuerpo, es decir, si adelgazamos perderemos tejido graso y si engordamos este aumentará; pero nunca desaparecerá totalmente. 

Ventajas e Inconvenientes del lipofilling mamario

  • Recuperación más rápida que con prótesis mamarias
  • Posibilidad de combinar ambas técnicas, prótesis mamarias y lipofilling para conseguir mejores resultados en pacientes de mamas tuberosas, mamas muy separadas o hipoplasias y aplasias mamarias.
  • El material de relleno para aumentar el pecho es propio de la paciente, por lo que no existe posibilidad de rechazo de la grasa o contraindicaciones en este sentido.
  • Resultado muy natural, similar a un pecho sin operar.
  • Se consiguen dos mejoras estéticas, además de aumentar el pecho, eliminarás grasa de otro lugar del cuerpo como cartucheras, abdomen, etc. remodelando y contorneando la figura corporal. 
  • Mínimas cicatrices, al introducir la grasa mediante cánulas de un diámetro pequeño las cicatrices son muy pequeñas (similares a las de la liposucción) y con el paso del tiempo serán casi imperceptibles.
  • El resultado es permanente, el injerto de grasa será para siempre.
  • Ausencia de posibilidad de complicaciones como rotura de prótesis mamarias, encapsulamiento mamario o desplazamiento de las mismas, etc.
  • Limitación en el aumento de tallas con el lipofilling mamario: se pueden conseguir dos tallas máximo con el aumento de pecho con grasa, además dependiendo de cada caso deberá realizarse en varios tiempos quirúrgicos.
  • Cuando se desea remodelar el pecho con cambios de volúmenes importantes o un resultado voluptuoso en el polo inferior de la mama, el uso del lipofilling mamario resulta insuficiente.
  • Durante los primeros 15 días o 1 mes no podrás dormir boca abajo para no dañar el trasplante y que éste prenda.

Aumento de pecho con grasa sin implantes mamarios

Si estás valorando la posibilidad de realizarte un aumento de pecho con grasa, las garantías de éxito solo puede proporcionártelas un especialista titulado de primer nivel como el Dr. Solesio. Pide cita y resolverá todas tus dudas.