¿Lóbulos rasgados o elongados? Este es uno de los signos visibles más visibles del envejecimiento. Y es que aunque algunas personas tienen de manera congénita lo que se llama “megalóbulo”, el lóbulo grande connota senectud, y resta juventud al rostro. Tener el lóbulo rasgado o enlongado también puede verse motivado por otras cuestiones como son traumatismos o por las dilataciones progresivas con piercings de los agujeros de las orejas.

Un problema antiestético e incómodo a la hora de usar pendientes o llevar el pelo corto

Tener los lóbulos rasgados o elongados, además de ser antiestético, puede convertirse en un auténtico inconveniente a la hora de usar pendientes. Los lóbulos de la oreja pierden grasa y tejido subcutáneo, dando como resultados un lóbulo demasiado fino, que hace que los pendientes se muestren inclinados en vez de lucirlos normalmente o incluso si existe una rotura completa del lóbulo no se pueden usar joyas en las parte inferior de la oreja. Igualmente, tras dilataciones causadas de manera voluntaria por túneles, es difícil lucir el pelo corto sin atraer todas las miradas hacia las secuelas que permanecen.

Gracias a la lobuloplastia se puede reparar este problema mediante una pequeña cirugía que no llevará más de 10 minutos por oreja en manos de un cirujano plástico. Se trata de una cirugía menor que se realiza con anestesia local y con la que conseguimos un resultado visible de manera inmediata.

¿Qué se puede conseguir mediante la cirugía de lobuloplastia?

Acortamiento de los lóbulos de la oreja

En ocasiones el problema que acompleja al paciente es que los lóbulos de las orejas son demasiado grandes o demasiado largos. Para solucionarlo existen diferentes técnicas. El Dr. Solesio cuenta con una técnica propia de lobuloplastia forjada a través de la experiencia obteniendo mejores resultados, dejando escondida una sola cicatriz en la parte de atrás de la oreja. La intervención es sencilla, rápida, con anestesia local y sin ingreso.

Corregir los lóbulos vacíos

Es posible que hayas notado que el lóbulo de la oreja está como vacío y con arrugas debido al paso del tiempo y esto hace que no luzcan tanto tus pendientes ni tus orejas. La solución es muy sencilla y se puede realizar en tan solo una consulta. Sin cirugía ni ingresos.

Reparación de la perforación de piercings

En otros casos, el paciente (hombre o mujer) ha sufrido algún traumatismo tras perforarse las orejas que ha dejado una secuela muy visible para todas las miradas y que hay que reparar. También puede pasar que el agujero de los pendiente se hubiera hecho en su día en una posición inadecuada, que no deja lucir joyas en armonía con el rostro. Mediante una lobuloplastia podemos cerrar esas secuelas e incluso volver a perforar las orejas posteriormente en una posición más correcta.

 

lobuloplastia alicante correción lóbulos orejas

 

Cuidados de la lobuloplastia 

En esta, y en cualquier otra cirugía es importante que el paciente siga las indicaciones del especialista, siguiendo una serie de curas sencillas que el paciente puede realizar en su domicilio. 

Cuando han pasado entre 7 y 10 días tras la cirugía de lobuloplastia, se retirará la sutura, y a partir de un mes puede realizarse una nueva perforación para la colocación de pendientes si así se desea. 

Ventajas de una lobuloplastia

  • Se trata de una cirugía plástica rápida y relativamente sencilla en manos de un especialista con resultados inmediatos. Se corren muy pocos riesgos y los beneficios potenciales son enormes.
  • La intervención es rápida, apenas 10 minutos por oreja y en ocasiones es la única opción para solucionar la distorsión del lóbulo.
  • Se emplea anestesia local.
  • La cicatriz resultante es apenas imperceptible
  • La apariencia de la oreja cambia inmediatamente mostrándose natural, 
  • El o la paciente puede reincorporarse a su vida tras la cirugía y con una nueva imagen en poco tiempo.
  • Los resultados son definitivos.

Lobuloplastia en Alicante con el Dr. Solesio.

¿Quieres que el Dr Solesio estudie tu caso? Pide tu cita aquí