Hay muchas variables que pueden hacer necesaria una mastopexia o cirugía de elevación de mamas. La gravedad siempre actúa y los efectos del envejecimiento, cambios de peso y sobre todo los embarazos y periodos de lactancia; hacen que los efectos de ésta se acentúen. La mastopexia es la solución estrella frente al problema de la ptosis mamaria o descolgamiento de los pechos femeninos. ¿Quieres conocer cuáles son sus beneficios estéticos y los posibles riesgos de la cirugía de elevación de mamas? Sigue leyendo.

Mastopexia, ¿la solución a los pechos caídos?

Cuando la firmeza y posición de los senos se pierde, para muchas mujeres supone un deterioro en la autoestima e incomodidad con su cuerpo. Afortunadamente, gracias a la elevación de pecho se puede revertir esta situación. Entre los beneficios de la mastopexia encontramos la posibilidad de volver a tener unos pechos más simétricos, mejor posicionados, más firmes y proporcionados.

En ocasiones, la mastopexia se puede acompañar de la inserción de prótesis mamarias para aportar además un mayor volumen y plenitud al pecho. En otros casos, cuando el tamaño de la mama es excesivo, la mastopexia se asocia con la cirugía de reducción de pecho para obtener mayor armonía con el resto del cuerpo y unos mejores resultados.

¿Cómo es una mastopexia?

En la elevación de mamas se elimina el exceso de piel y se centran la areola y el pezón para que queden en una posición más armoniosa. Dependiendo del grado de caída o flacidez del pecho, será necesario un diferente tipo de abordaje que dejará cicatrices en principio visibles, pero que van mejorando y  reduciéndose con el paso del tiempo.

Éstas cicatrices serán mayores o menores según el grado de invasividad del abordaje utilizado, pudiendo quedar una cicatriz periareolar (alrededor de la areola), circunvertical (cicatriz vertical bajo la areola) y en casos más extremos, llegando incluso al surco submamario. 

Cada paciente es un mundo y por ello la duración de la cirugía de mastopexia oscila entre una hora y media para las más breves y unas tres horas en otras más extensas.

¿El postoperatorio de la mastopexia es difícil?

El postoperatorio de la mastopexia es bastante sencillo, pues además de las curas, sólo contempla mucho reposo y llevar un vendaje de sujeción durante varios días y un sujetador ‘sport’ durante el primer mes. También se aconseja no levantar los brazos ni hacer esfuerzos excesivos como acarrear peso o realizar movimientos bruscos. Siguiendo las indicaciones del cirujano, se minimizan los riesgos y se consigue una mejor cicatrización para unos resultados óptimos.

¿Cuáles son los riesgos de la mastopexia?

Los  riesgos no son mucho más importantes que los de cualquier otro procedimiento quirúrgico si se siguen estrictamente las recomendaciones del cirujano plástico. Sin embargo, algunas personas tienen mayor probabilidad de presentar complicaciones, como en el caso de las mujeres fumadoras. El humo del tabaco afecta en gran medida a la microcirculación y oxigenación de los tejidos, factores clave para la correcta cicatrización. Los cambios de la mastopexia conllevan gran alteración de los tejidos de la mama y si la paciente es fumadora se aumenta el riesgo de mala cicatrización e incluso, en el peor de los casos, necrosis.

Dada la gran cantidad de tejidos que se modifican en el pecho, es posible que tras la mastopexia existe pérdida de sensibilidad en los mismos, sobre todo en la zona de la areola y el pezón. Esto es perfectamente normal y la sensibilidad se va recuperando poco a poco. Sólo en mastopexias muy extensas, puede llegar a existir una pequeña pérdida de sensibilidad permanente.

En las mastopexias con implantes, se deben contemplar todas las posibles complicaciones asociadas al uso de los mismos: rotura, contractura capsular, seroma, etc.

¿Se puede dar el pecho después de una mastopexia?

La gran preocupación de muchas pacientes a la hora de realizarse una elevación de mamas es si podrán dar el pecho después de la cirugía. Para tu tranquilidad, tienes que saber que la mastopexia es perfectamente compatible con la lactancia posterior en la mayoría de los casos. Al igual que en materia de la pérdida de sensibilidad, tan sólo en mastopexias muy extensas con gran movilización de tejidos es posible que se pierda parcial o totalmente la capacidad de lactar. Tu cirujano en consulta podrá establecer qué posibilidades hay de que esto ocurra para que tomes una decisión con plena consciencia.

¿Dónde hacerse una Mastopexia o Elevación de Mamas en Alicante?

En Solesio Clinic tendrás la garantía de una mastopexia con unos resultados que cumplan tus expectativas siempre priorizando tu seguridad y la menor invasividad durante la cirugía. El Doctor Francisco Solesio es cirujano plástico titulado, perteneciente a las más prestigiosas sociedades y asociaciones de cirujanos plásticos. Realiza nuestra valoración online y ven a la consulta del Dr. Solesio para ponerle punto y final a odiar el aspecto de tus pechos..