La abdominoplastia es una cirugía muy efectiva y completa. El antes y después de nuestros pacientes dejan a todos con la boca abierta. Cuando nuevos pacientes llegan a consulta y les explicamos en qué consiste el procedimiento suele aparecer la duda sobre qué pasará con el ombligo después de una abdominoplastia. ¿Se perderá? ¿Se hace uno nuevo? ¿Quedará bien? 

La importancia del ombligo

El ombligo es el centro visual estético del abdomen y además es una zona difícil de cubrir. El resto de la cicatriz en una abdominoplastia podrá ser cubierta con facilidad con la ropa interior, pero esta zona no quedará nunca tapada por un bikini en la playa o en la piscina.

Independientemente del resultado de pérdida de volumen en la cintura, corrección de laxitud en la zona o el correcto posicionamiento de la cicatriz para que no se vea a través de la ropa interior o de baño, si queremos conseguir un resultado perfecto y natural en nuestra cirugía, deberemos dedicar un esfuerzo extra al ombligo después de una abdominoplastia. Tanto la técnica que se utilice en la intervención como los cuidados postoperatorios influirán en el resultado final del ombligo después de una abdominoplastia. 

¿Cómo se crea el nuevo ombligo en la abdominoplastia?

En la cirugía de abdominoplastia, al levantar el faldón abdominal de piel y grasa, lo que hacemos es separar todo el ombligo del resto del abdomen. Cortamos la parte cutánea del mismo de la piel circundante en forma circular y separamos después el tallo umbilical. 

De esta forma, el ombligo después de una abdominoplastia permanecerá en la misma posición que al principio. Una vez finalizada lo que es la abdominoplastia en cuanto a los rectos y la pared abdominal, en la colocación de la piel se realiza una sutura para poder insertar el ombligo nuevamente. 

Solo en los casos en los que no hay tallo umbilical, o el paciente no presenta ombligo debido a otras cirugías o factores, es cuando crearíamos un nuevo ombligo completamente desde cero.

Cuidados del ombligo después de una abdominoplastia

Una vez ha quedado claro qué ocurre con el ombligo durante una abdominoplastia, llega un momento súper importante para conseguir un resultado natural y bonito: el postoperatorio.

El ombligo, como el resto de la cicatriz resultante en la abdominoplastia, deberá mantenerse hidratado y protegido de la exposición al sol. Quizás es algo más complicado de cubrir que el resto de la cicatriz, ya que ésta quedará siempre protegida con la ropa.

Es importante seguir la recomendación del cirujano plástico especializado en cuanto a los cuidados. Si este lo considera necesario, habrá que utilizar parches, cremas o geles para asegurar un proceso de cicatrización libre de queloides o malformaciones en la piel.

Por supuesto, siempre recomendamos no fumar y mantener un estilo de vida saludable. El tabaco puede causar un impacto negativo en la futura cicatriz. Por ello, se recomienda abandonar el hábito antes de la operación y no volver a fumar durante algunos meses. Estas y algunas recomendaciones más, te esperan en nuestras instalaciones de Alicante. El Doctor Solesio y el resto de nuestro equipo médico responderán cualquier tipo de duda que te surja. Pero, por lo menos, la duda de qué pasa con el ombligo después de una abdominoplastia ya ha sido resuelta. ¡Te esperamos en consulta!