La solución para cambiar la forma de las orejas de soplillo es una cirugía de otoplastia. Esta cirugía permite corregir cualquier malformación de las orejas que hacen sufrir inseguridad a quienes las tienen prominentes o desproporcionadas en su rostro

La otoplastia es la solución definitiva a las orejas de soplillo

La otoplastia es la cirugía para corregir las orejas a aquellos pacientes que quieren tenerlas más pegadas a la cabeza. Pero no todo son orejas de soplillo (aquellas que salen hacia afuera porque no tienen desarrolladas la curvatura del antihélix), aunque sea lo más conocido o llamativo a la hora de valorar estéticamente las orejas, también hay muchos otros casos en los que se puede requerir este tipo de cirugía plástica para reposicionar o cambiar algún aspecto de las orejas.

Problemas más comunes que soluciona la otoplastia

Unas orejas estéticas son aquellas que se presentan en armonía facial con los rasgos faciales y corporales de una persona concreta, sin ser demasiado grandes, separadas o con asimétricas. Los problemas más comunes que se puede corregir con la cirugía de otoplastia son:

  • Separación excesiva de las orejas respecto con la cabeza (orejas en asa)
  • Polo superior de la oreja esté despegado (orejas de soplillo)
  • Lóbulos rasgados o enlongados (mediante una lobuloplastia).
  • Asimetría destacada de las orejas.
  • Tamaño de las orejas demasiado grandes respecto a la cabeza y rasgos faciales (otoplastia de reducción)
  • Ausencia del antehelix, el hélix o ausencia total de la oreja (anotia).

¿Cómo es la cirugía de otoplastia para corregir las orejas de soplillo o en asa?

La intervención de otoplastia para dar solución a las orejas de soplillo se realiza en un quirófano por un cirujano plástico, cumpliendo con todas las garantías de seguridad e higiene necesarias para un procedimiento quirúrgico. En la otoplastia, la anestesia para que se suele utilizar es local, aunque en los niños más pequeños se aconseja realizar la otoplastia con anestesia general o sedación. El proceso no requiere hospitalización en ninguno de los dos casos. 

Para corregir las orejas de soplillo y recrear la curvatura del antihélix, y también las orejas en asa, reposicionándolas más pegadas a la cabeza, se realiza una incisión en la parte posterior de la oreja, junto al hueso. El cirujano irá estriando poco a poco el cartílago de la oreja para que vaya perdiendo elasticidad y fuerza y así llevar las orejas hasta una correcta posición. La piel que sobra se retira y se cierra la incisión. La cicatriz resultante de una otoplastia es casi invisible y además queda escondida detrás de la oreja. La cirugía de otoplastia suele tener una duración de alrededor de 90 minutos, dependiendo de la complejidad del caso.

Recuperación de la otoplastia para dar solución a las orejas de soplillo

Una otoplastia es una cirugía relativamente sencilla que no requiere muchos cuidados en su recuperación, basta con portar una banda durante los primeros días para asegurar la nueva posición de las orejas y contener la inflamación, así como evitar golpes en la zona. 

Tras la operación de orejas (otoplastia) se recomienda:

  • 1 o 2 días en casa.
  • Un mes sin realizar esfuerzos físicos importantes como ir al gimnasio.
  • El médico te indicará cómo deben realizarse las curas, y la forma de ponerse la banda elástica para cubrir la cabeza durante los primeros días tras la intervención de otoplastia y durante un tiempo para dormir.
  • Debe evitar tomar el sol durante el primer mes.
Otoplastia en Alicante para corregir las orejas de soplillo con un profesional de primer nivel

El Doctor Solesio cuenta con casi 20 años de experiencia como cirujano plástico, estético y reparador siendo un referente nacional en la materia. Dejas atrás las orejas que te incomodan con el mejor especialista de Alicante.