El término liposucción y su significado está aceptado por la sociedad: todo el mundo sabe qué es y para qué se realiza una liposucción; sin embargo la lipoescultura es un término aún desconocido para muchas personas, por ello hoy te vamos a explicar todo lo que necesitas saber sobre ambas y cuáles son sus diferencias.

¿Michelín persistente a pesar de realizar dieta o ejercicio?

Lo primero que debes saber es que la liposucción no es un sistema para adelgazar, y solo se debe recurrir a ella cuando a pesar de realizar dieta y/o ejercicio no conseguimos eliminar las zonas con acúmulos de grasa como son el abdomen, las cartucheras o los flancos.
Y es que a veces, no importa lo mucho que insistas con dieta y ejercicio, te quedan acúmulos de grasa localizados que simplemente no van a desaparecer si no es con una liposucción. Puedes llegar incluso a verte delgado, pero en alguna zona, queda un michelín persistente que no se va. Se llaman zonas lipodistróficas. Hay una desproporción entre esas zonas y el resto del cuerpo, pero gracias a la cirugía plástica podemos esculpir esas áreas problemáticas mediante una técnica conocida como liposucción o lipoescultura (varias liposucciones combinadas).

Diferencias entre la liposucción y la lipoescultura

La diferencia entre la liposucción y la lipoescultura radica en el número de zonas liposuccionadas, así como en la finalidad principal del procedimiento quirúrgico. En la liposucción se tratan una o dos zonas lipodistróficas muy localizadas con el fin de eliminarlas. Cuando hablamos de lipoescultura, nos referimos a un procedimiento más “deslocalizado” mediante el que se elimina el exceso de tejido graso de tres zonas o más con el objetivo de remodelar la silueta en general, como si de un escultor se tratara, consiguiendo un contorno más armónico y equilibrado.

¿A dónde va la grasa de la liposucción y la lipoescultura?

Hace unos años la grasa extraída de la liposucción o lipoescultura se desechaba, pero ahora gracias al avance en las técnicas quirúrgicas podemos reutilizarla en otra zona del cuerpo para dar volumen y remodelar con mayor precisión y resultados el contorno corporal: es muy común combinar la lipoescultura con el lipofilling. El lipofilling es una técnica que consiste en realizar un trasplante de tu propia grasa a otra zona del cuerpo, se puede trasplantar a casi cualquier lugar que se desee, pero las principales son:

  • Lipofilling mamario, aumento de pecho con grasa.
  • Lipofilling de glúteos, injerto de grasa en los glúteos para aportar mayor volumen a estos.
  • Lipoestructura facial, injertos de grasa en la cara para reestructurar o rellenar ciertas zonas faciales, como puede ser las ojeras, los pómulos o para definir el arco mandibular.
  • Trocánteres, injerto de grasa en las caderas para conseguir una silueta más redondeada y femenina.

Las posibilidades del lipofilling son infinitas, es una técnica muy versátil con un resultado muy natural, ya que el material de relleno es propio del paciente. Esto se traduce en mucha seguridad, ya que es casi imposible la posibilidad de rechazo del injerto graso. ¿Lo mejor? que el trasplante de grasa es para siempre, no se reabsorbe como ocurría antiguamente.

Liposucción o lipoescultura en Alicante

Si todavía tienes dudas sobre la liposucción y la lipoescultura o quieres saber qué es lo más indicado para tu caso acude a una primera consulta con un especialista de primer nivel con el Doctor Solesio, que cuenta con más de 15 años de experiencia. ¡Te esperamos!