La reconstrucción mamaria tras el cáncer tiene como objetivo restaurar el volumen, la forma y la simetría de la mama que ha sido sometida a alguna cirugía para el tratamiento del cáncer. 

Si has pasado o estás pasando por esta situación, debes saber que el cáncer de mama representa el 16% de todos los cánceres en pacientes femeninos. Sin embargo, 8 de cada 10 mujeres superan el cáncer de mama a los cinco años del diagnóstico gracias a la investigación y prevención. Es importante recalcar que en la mayoría de los casos tienen cura y dejan secuelas estéticas que se pueden resolver. No estás sola, que hay mucha gente como tú, y también gente como nosotros, que te entendemos y podemos ayudarte. Existen diferentes técnicas quirúrgicas que te pueden ayudar a mejorar el estado de tu pecho.

Técnicas de reconstrucción mamaria

Existen dos grandes tipos de reconstrucciones básicamente:

  • Reconstrucción mamaria con implantes mamarios
  • Reconstrucción mamaria con tejido autólogo (colgajos, grasa)

En la reconstrucción mamaria con implantes mamarios, lo habitual es colocar en primer lugar un expansor -que es como una prótesis hinchable-, la cual iremos inflando poco a poco hasta que ceda la piel y se genere el hueco para poner en su lugar una prótesis mamaria. 

¿Qué tipo de prótesis mamaria elegir en una reconstrucción mamaria?

Existen cientos de prótesis mamarias en el mercado con diferentes formas y tamaños. Pero la elección de la prótesis mamarias en casos de reconstrucciones mamarias es algo complejo, por ello debe ser realizada por especialistas en cirugía plástica con años de experiencia. En estos casos se busca conseguir la máxima naturalidad en el resultado.

En cambio, si la paciente desea no portar prótesis mamarias, puede optar por llevar a cabo la reconstrucción mamaria con tejido autólogo. 

Este tipo de reconstrucción mamaria nos ofrece la posibilidad de realizarla con colgajos, que consisten en quitar un trozo de piel de un sitio y llevarlo a la mama para reponer lo que se quitó. En ocasiones la reconstrucción mamaria también se realiza con músculos, pero no siempre es así.  

El lipofilling mamario es la segunda opción de reconstrucción mamaria con tejido autólogo (tejido propio de la paciente). Esta técnica ha evolucionado enormemente en los últimos años, ofreciendo un gran resultado en naturalidad y durabilidad. Consiste en realizar una liposucción para extraer grasa de una zona donante e injertarla en otra nueva, las mamas, para otorgar volumen y restaurar el volumen perdido.

Por último, existen también técnicas que combinan las dos anteriores, tejido autólogo con implantes mamarios. Es habitual combinar ambas técnicas quirúrgicas para tener mejores resultados.

¿Qué técnica de reconstrucción mamaria es mejor?

La técnica adecuada para una reconstrucción mamaria es la que aúna, por un lado, los deseos de la paciente (principalmente si desea portar prótesis mamarias o no) junto con la recomendación del cirujano plástico, teniendo en cuenta la anatomía de la paciente y la situación de partida para llevar a cabo la reconstrucción mamaria tras haber finalizado el tratamiento.

La importancia de preparar la piel antes de la cirugía de reconstrucción mamaria

La radioterapia es la técnica que trata el cáncer con radiaciones ionizantes, es similar a los rayos X pero con más energía. La piel sufre bastante debido a los efectos de la radiación, provocando alteraciones cutáneas, causando molestias, irritación, dolor, quemazón y prurito. Tratar la piel tras la radioterapia, y casi siempre antes de empezar en sí en proceso de reconstrucción mamaria, es fundamental. 

Lo más habitual en los últimos años es tratar la piel con las células mesenquimales de la grasa propia, que ayudarán a la renovación celular reparando esa piel dañada por la radioterapia. Es importante realizarlo a continuación de la finalización del tratamiento de radioterapia, antes de que se forme la fibrosis cicatricial. Es decir, antes de que se forme el tejido fibroso que se crea cuando una enfermedad, una lesión o una cirugía destruyen el tejido normal. 

Esta reparación de la piel se realiza mediante lipofilling, en un primer paso se extrae grasa de la paciente mediante la liposucción WAL (liposucción asistida por chorros de agua) para tras procesarla, y en un segundo paso infiltrarla en la zona de la piel dañada por la radioterapia. Ambos pasos se llevan a cabo en el mismo procedimiento quirúrgico. 

Principales beneficios de una reconstrucción mamaria

  • Hacer que tu pecho luzca simétrico cuando usas un sujetador, traje de baño o bañador.
  • No tener que usar una prótesis externa (implantes temporales que se colocan dentro del sujetador)
  • Múltiples beneficios psicológicos: mejora autoestima, seguridad en una misma, etc.
  • Recuperar permanentemente la forma de tus senos.
  • Ayuda a olvidar el proceso que se sufrió para superar el cáncer.
Reconstrucción mamaria en Alicante con el Dr. Solesio

El pecho de una mujer, es probablemente la parte de su cuerpo que le da más feminidad. Pero debido al cáncer de mama, muchas mujeres se someten a una amputación parcial o total, que sufren en su cuerpo y en su mente como una mutilación que les quita feminidad, atractivo, libertad, confianza, bienestar y autoestima y que les recuerda permanentemente ese trance. Pero afortunadamente se puede revertir la situación con un resultado favorable. El Dr. Solesio es especialista en la cirugía de reconstrucción mamaria en mujeres mastectomizadas a causa del cáncer de mama. Si estás preparada, es el momento de dar el paso. ¿Hablamos?

reconstrucción mamaria tras cáncer de mama
Dr Solesio tu Cirujano Plástico, Estético y Reparador de Confianza