La recuperación de una lipo de papada resulta un postoperatorio muy liviano, aunque desconocido para muchos pacientes que piensan que para esta intervención, requerirán hospitalización o solicitar una larga baja laboral. La liposucción o lipo de papada es una cirugía plástica recurrente, con resultados muy satisfactorios y que mejora notablemente el aspecto de los pacientes, siendo los posibles riesgos poco graves, además de infrecuentes. En el artículo de hoy te hablamos sobre la recuperación de una lipo de papada, te damos consejos sobre cómo pasar de la mejor forma el postoperatorio y te desvelamos algún que otro trucazo para que el resultado final sea todo un éxito.

Liposucción o lipo de papada, ¿en qué consiste?

La liposucción o lipo de papada es un procedimiento relativamente rápido, por lo tanto, así lo será después también su recuperación. Esta cirugía plástica puede ser realizada bajo anestesia local o general, según las características y en ocasiones preferencias del paciente. Se realizan unas pequeñas incisiones milimétricas que se ocultan bajo el mentón o detrás de las orejas. Usando estas incisiones, el cirujano plástico especializado en liposucción o lipo de papada introduce pequeñas cánulas mediante las cuales aspirará la grasa excedente y esculpirá un contorno natural y más armónico del cuello y mentón del paciente. Recomendamos una lipo de papada a aquellas personas que, a pesar de tener un peso saludable, tienen un cuello grueso (papada) o doble mentón. En el caso de que exista también un exceso de piel laxa, seguramente haya que combinar la cirugía de lipo de papada con un lifting cervicofacial u otros procedimientos para tratar la flacidez y el exceso cutáneo. Esto lo determinará el doctor especializado en lipo de papada tras haber estudiado el caso previamente.

Recuperación de una lipo de papada: consejos y trucos

Una vez realizada la cirugía de liposucción WAL, tendrá comienzo el periodo de recuperación de una lipo de papada. En el postoperatorio de una lipo de papada, las molestias son muy ligeras y la recuperación es bastante rápida. En tan solo el periodo de unos 7-10 días el paciente lucirá una apariencia normal, sin molestos hematomas o cicatrices imposibles de disimular. Por supuesto, es importante dejar claro que los resultados tras la recuperación de lipo de papada son definitivos, siempre que llevemos un estilo de vida sano y saludable. El paciente deberá ser responsable con su alimentación con una dieta equilibrada.

Consejos y trucos para una correcta recuperación:

  • El paciente deberá usar una mentonera compresiva durante aproximadamente 10 días aproximadamente, el mayor tiempo posible. Esto dependerá del caso concreto y de las recomendaciones del cirujano plástico especializado en la recuperación de una lipo de papada.
  • Un consejo muy eficaz para evitar que nos moleste la mentonera es colocar una gasa en las zonas de las costuras de la mentonera. Son muchas horas seguidas usando la prenda compresiva y habrá momentos en que haga marcas en la piel del cuello.
  • Te damos un truco genial para que puedas salir a la calle con normalidad durante los 7 o 10 días que dure la recuperación de una lipo de papada: si planificas tu cirugía de liposucción de papada con nuestro equipo de Solesio Clinic en los meses del año que más frío hace, puedes disimular la mentonera sin problemas. ¡Será tan fácil como ponerse un gorro de lana y una bufanda! Y si usamos una mascarilla, como está siendo habitual en los últimos años, mucho más discreto. 
  • Será recomendable que el paciente que se encuentra en plena recuperación de una lipo de papada consuma alimentos blandos los primeros dos días. Masticar o abrir mucho la boca puede ser algo molesto con la prenda compresiva.
  • Mantener reposo durante los primeros 2 a 5 días será esencial para mantener a raya la inflamación y evitar que dañemos la zona intervenida. Por lo tanto, evitaremos realizar deporte, ejercicio físico y cualquier movimiento brusco.
  • Aunque la recuperación de una lipo de papada no suele ser dolorosa, el equipo médico recetará analgésicos y antibióticos que el paciente deberá tomar según las indicaciones de los profesionales.
  • Como en cualquier cirugía plástica que supone un proceso de cicatrización posterior, exponerse al sol directamente está desaconsejado, al menos durante el primer mes.
  • Durante los primeros 7-10 días se aconseja dormir con la almohada elevada, cojines o algún tipo de apoyo.
  • El paciente podrá empezar a correr o a realizar ejercicios de no contacto después de 2 semanas, siempre con el permiso del cirujano plástico especializado en la recuperación de una lipo de papada. Se aconseja esperar 4 semanas para practicar ejercicios más intensos.
  • Una vez pasados los primeros 7-10, el paciente debe llevar la prenda compresiva o mentonera solamente en la noche, los siguientes 15 días. Mientras más tiempo consiga estar comprimida la zona durante el primer mes, más probabilidades de éxito se sumarán a la recuperación de una lipo de papada.
Los anteriores consejos son generales. Recuerda que el éxito de la recuperación de una lipo de papada depende en gran parte de los cuidados postoperatorios y del especialista elegido. Te dejamos en el siguiente enlace nuestro diagnóstico online gratuito para que recibas una primera de contacto con el Doctor Solesio y puedas empezar a organizar tu cirugía plástica de liposucción de papada.
recuperación de una lipo de papada
Dr Solesio tu Cirujano Plástico, Estético y Reparador de Confianza