Los resultados finales son una de las máximas preocupaciones en cirugía plástica. Especialmente en rinoplastia, cirugía en la que se cambia una parte tan importante del rostro como lo es la nariz. Muchos pacientes acuden a la consulta del Doctor Francisco Solesio buscando un “milagro”, pero rápidamente entienden en consulta prequirúrgica que los milagros o la perfección no existen: ni con ni sin cirugía. Es labor del cirujano plástico guiar las expectativas del paciente hacia pretensiones realistas, asesorarle en sus necesidades y explicarle las ventajas y los potenciales riesgos de la cirugía de rinoplastia. Pero entonces ¿qué se puede conseguir con una rinoplastia?

¿Qué se busca conseguir con una rinoplastia?

Cuando alguien decide hacerse una rinoplastia, lo que más desea lograr es que sus resultados sean 100% naturales. Que la nueva nariz no de sensación de estar operada o de ser artificial. Puede que los resultados exagerados o menos naturales fuesen antes más habituales, tanto porque las técnicas estaban menos desarrolladas como porque el tipo de paciente que acudía a estas cirugías así lo deseaba. Hoy en día la máxima en la operación de nariz (y en la mayoría de las cirugías) es la búsqueda de armonía en las proporciones faciales mediante el suavizado del perfil nasal. Pero la rinoplastia, por las características inherentes a cada paciente, tiene a veces una serie de limitaciones en cuanto a la remodelación que se puede hacer (tamaño, forma, perfil, etc).

Cada paciente tiene una piel con características únicas (más o menos sensible, más o menos gruesa, más tejido disponible, etc) y una estructura osteocartilaginosa interna diferente. Por esta razón, un cirujano plástico nunca te prometerá poder “conseguir que tengas la nariz de otra persona”, ya que su objetivo es estudiar tus características y proporciones para que la rinoplastia consiga los máximos beneficios estéticos en base a ellas, potenciando tus rasgos y no copiando los de otra persona completamente diferente a ti.

La importancia de las consultas prequirúrgicas

Antes de una rinoplastia o rinoplastia ultrasónica, el cirujano plástico realiza un estudio pormenorizado de la nariz del paciente desde todos los ángulos (de frente, de perfil, en escorzo, desde arriba y desde abajo) y expresiones faciales (sonrisa, relajación, gesticulación al hablar, etc). De esta manera, se observan todos los condicionantes que pueden afectar a la rinoplastia, como su posición, grosor, anchura, puente, asimetría en los orificios, aletas o columela.

La nariz se compone de dos zonas claramente diferenciadas en características y composición: hay una zona compuesta de tejido óseo que conocemos como zona dura y otra compuesta de tejido cartilaginoso que es la zona blanda. La zona dura es también conocida como dorso, ocupando los dos tercios superiores de la nariz y la zona blanda, que está situada en el tercio inferior, es la llamada punta, que también incluye los orificios nasales, las aletas que los conforman y la parte de abajo del tabique nasal. Estudiando todas estas variables, se elabora un plan quirúrgico personalizado para la rinoplastia de cada paciente.

Rasgos que se pueden modificar en la nariz con una rinoplastia

Una vez realizado el examen previo y con el problema estético bien identificado, el cirujano podrá despejar todas las dudas del paciente sobre lo que sí se puede y no se puede conseguir con su rinoplastia. Es decir, qué cambios se practicarán en el tamaño, la orientación o la forma de su nariz para conseguir cumplir sus expectativas sin dejar de tener un resultado natural. Existen diferentes problemas estéticos que afectan a la nariz, que se tratan de forma diferente dependiendo de si están en la zona blanda (cartílago) o zona dura (hueso) de la nariz.

En la zona blanda (tejido cartilaginoso)

  • El aspecto aguileño que da una punta nasal muy caída, sobre todo si viene acompañada de giba. La operación de nariz (o rinoplastia) lo puede corregir, elevando la punta a una posición más armónica.
  • La proyección de la punta nasal, es decir, si es demasiado corta (hipoproyectada) o si es demasiado larga (hiperproyectada). Dependiendo del caso, el cirujano determinará qué cambios tendrá que ejecutar en la rinoplastia para darle a la distancia una longitud adecuada en el conjunto de su cara.
  • Cartílagos alares demasiado extendidos, que dan a la nariz una apariencia ancha y más aplastada.
  • Si la línea que separa las fosas nasales (columela) está demasiado escondida o sobresale hacia abajo, se altera en gran medida el aspecto de la nariz. Con rinoplastia también se puede corregir este problema, acentuandola o escondiendola hasta que sea estéticamente aceptable.

En la zona dura (tejido óseo)

  • Protuberancias en el dorso, conocidas como giba nasal o caballete nasal. Se aprecia sobre todo de perfil y le da a la nariz una apariencia redondeada. Se soluciona en rinoplastia mediante el limado del hueso, para conseguir que el dorso sea más rectilíneo.
  • El hundimiento del dorso nasal, normalmente causado por una mala cirugía de rinoplastia anterior,  se corrige con rinoplastia. El éxito de la corrección dependerá de la disponibilidad de tejido (bien de hueso o de cartílago) para acometer el injerto. En ocasiones estos tejidos injertados se obtienen de otras zonas, como la oreja en el caso del cartílago.
  • Si la nariz presenta desviaciones, mediante rinoplastia podemos devolver la verticalidad a la nariz con respecto al eje vertical del rostro del paciente.
  • Cuando la nariz tiene una apariencia demasiado estrecha, la rinoplastia se orientará a ensanchar los huesos de la pirámide nasal para que su anchura sea más proporcional.

Que diferenciemos las partes de la nariz no significa que durante la rinoplastia (operación de nariz) el cirujano las trabaje independientemente. La nariz es un conjunto y la acción del cirujano durante la rinoplastia afecta a todo el conjunto, puesto que se remodela toda la nariz para lograr que esta tenga proporciones armónicas con respecto a la estructura facial, además de mejorar la funcionalidad de la nariz, en caso de ser necesario.

Rinoplastia con resultados naturales en Alicante

Quizá ahora tengas más claro cuál puede ser el problema estético que más afecta a tu nariz. Para solucionarlo, lo mejor es que te pongas en manos de un cirujano plástico experto en rinoplastia, con el Doctor Francisco Solesio. Además, es pionero en rinoplastia ultrasónica en Alicante, la mejor y más moderna técnica de rinoplastia. Si quieres una valoración gratuita de tu caso, rellena nuestro diagnóstico online y nos pondremos en contacto contigo para asesorarte en el camino hacia tu nueva nariz gracias a la rinoplastia. ¡Te esperamos en Solesio Clinic!