Con el paso de los años la piel va perdiendo su capacidad natural de mantenerse hidratada y regenerar colágeno. Esto provoca que aparezca flacidez y descolgamiento en muchas zonas. De todas ellas, una de las más llamativas es sin duda la zona de los ojos. Para mejorar la apariencia de la mirada y revertir la apariencia triste o cansada que nos da el paso de los años, existen cirugías como la blefaroplastia, o cirugía de párpados. ¿Quieres saber si eres un buen candidato a una blefaroplastia?

La Blefaroplastia: ¿en qué consiste?

La cirugía de párpados, también denominada blefaroplastia, es un procedimiento quirúrgico consistente en la extracción de la grasa así como el exceso de piel y músculo de los párpados, tanto superiores como inferiores. Cuando la cirugía de párpados se centra en los párpados móviles, la denominamos blefaroplastia superior. Si la enfocamos en la parte de las bolsas o el párpado inmóvil, hablamos de blefaroplastia inferior. En el caso de que la actuación quirúrgica sea en ambos, la intervención se considerará blefaroplastia completa.

Dependiendo de qué procedimiento sea necesario, el cirujano realizará unas incisiones, generalmente en las líneas naturales que presentan los párpados superiores y por debajo de la línea de las pestañas en los párpados inferiores. Mediante estas incisiones, separará piel, grasa y músculo, extirpando el tejido excedente que sea necesario para dotar al paciente de mayor armonía y una apariencia más juvenil. La intervención suele durar entre una y tres horas, pudiendo alargarse algo más si se combina con otras cirugías, como la de elevación de cejas o lifting facial. Dependerá de ello que la blefaroplastia se realice con anestesia local o general.

Saber si soy buen candidato a una blefaroplastia

Generalmente el candidato a una blefaroplastia ideal es un paciente, tanto masculino como femenino, a partir de los 35 años (aunque por antecedentes genéticos, el descolgamiento de los párpados o las bolsas pueden aparecer antes). Los candidatos óptimos a blefaroplastia son aquellos que tienen una caída moderada de los tejidos que rodean al ojo por efecto de la edad o la gravedad. También aquellos que presentan bolsas bajo el párpado inferior y buscan una mejoría en su apariencia pueden someterse a la blefaroplastia.

Resultados de la blefaroplastia

La cirugía de párpados tiene unos resultados llamativos, definitivos y muy satisfactorios. Mediante un procedimiento relativamente sencillo, se pueden solucionar complejos estéticos y necesidades de funcionalidad. Sus principales ventajas son:

  • Puede mejorar el campo de visión, ya que la caída de los párpados en ocasiones provoca una disminución por oclusión en la capacidad visual de las personas.
  • Disminuir las bolsas bajo los ojos, al vaciar estos depósitos de grasa que producen tanto daño a la apariencia y la autoestima de los pacientes.
  • Recuperación rápida, sin necesidad de hospitalización y cicatrices muy pequeñas, casi invisibles.
  • Los resultados son definitivos y, por norma general, las bolsas no reaparecen nunca más y tienen que volver a pasar muchos años para se note de nuevo cierta caída en los párpados.

¿Qué cicatriz me dejará la blefaroplastia?

La blefaroplastia deja cicatrices muy pequeñas y poco visibles. En la mayoría de los casos las incisiones se efectúan en los pliegues y líneas naturales de la piel que rodea al ojo, quedando así ocultas. En otros casos, en el que el abordaje es transconjuntival, la incisión se coloca en el interior del párpado, no dejando cicatriz a la vista.

Es perfectamente normal que las cicatrices resultantes tengan un aspecto rosado durante las primeras semanas y/o meses, convirtiéndose progresivamente en una linea de color claro casi imperceptible.

Así es la recuperación tras la blefaroplastia

Después de la cirugía, se aplicará una pomada oftálmica y apósitos fríos para reducir la inflamación y consecuentes molestias. Es probable que persista la inflamación y aparezcan hematomas, que desaparecerán progresivamente en unos días. Las suturas se retirarán después de una semana y podrás reincorporarte al trabajo en torno a 2 o 3 semanas después de la intervención. Aunque los resultados visibles de la blefaroplastia son inmediatos, los resultados definitivos se pueden ver hacia el tercer o cuarto mes.

Otras complicaciones que pueden aparecer es cierta dificultad para acomodar la vista, que de igual manera desaparece progresivamente; o conjuntivitus, que se controla sin problemas con el tratamiento indicado por tu cirujano.

Blefaroplastia en Alicante

Debes tener en cuenta que sólo un cirujano/a plástico, estético y reparador como el Doctor Francisco Solesio es el especialista adecuado para acometer una cirugía de párpados. Pide cita en Solesio Clinic en Alicante con el Doctor Solesio si crees que eres un buen candidato a una blefaroplastia. En su consulta en Solesio Clinic te asesorará acerca de qué clase de blefaroplastia necesitas para mejorar el aspecto de tu mirada.