Cuando hablamos de que una paciente tiene mamas tuberosas, nos referimos a una anomalía benigna del desarrollo de la mama. Puede afectar a uno o ambos pechos en una misma paciente durante el crecimiento. Esto se debe a que la glándula mamaria presenta una rigidez excesiva y no se puede expandir con normalidad. Durante el desarrollo de la mujer, esta no consigue expandirse y se genera este aspecto de tubo en la mama, en la que no se desarrolla en polo inferior con normalidad y que algunas veces también se acompaña de asimetría entre los dos pechos y de una presencia herniada de las areolas.