La mirada es la zona de mayor expresividad del rostro y una de las que más acusan el envejecimiento, dándonos un aspecto de cansancio constante y, en casos severos, incluso llega a traducirse en una merma de la visión por oclusión de los ojos por los propios párpados. Para mejorar este problema contamos con la cirugía de párpados, o blefaroplastia. Esta cirugía no mejora otros síntomas del envejecimiento como arrugas u ojeras. Sin embargo, es habitual combinarla con otras cirugías y tratamientos de rejuvenecimiento facial como la cantopexia, la elevación de cejas, los rellenos faciales o el botox. Hay varios tipos de blefaroplastia y dependiendo del problema que diagnostique tu cirujano, serás candidato a una o otra. Vamos a descubrirlos.

Tipos de blefaroplastia que existen

Todos los tipos de blefaroplastia tienen, en mayor o menor medida la misma finalidad. Esta es la de mejorar a nivel estético (y en algunos casos funcional) la mirada del paciente, mediante la eliminación del sobrante cutáneo y el exceso de tejido graso en la zona de los párpados. Dependiendo de las necesidades del paciente, podemos diferenciar los tipos de blefaroplastia en:

Blefaroplastia superior

Es la cirugía de párpados más habitual y consiste en eliminar la piel y/o la grasa sobrantes de los párpados superiores mediante una incisión sobre el pliegue natural (palpebral) . Con esta intervención, los pacientes recuperan un aspecto más joven y descansado en su mirada.

Blefaroplastia inferior

Al contrario que la anterior, la finalidad de la blefaroplastia inferior es retirar el sobrante de piel y grasa en el párpado inferior, las conocidas y molestas “bolsas”. Se logra una mirada despejada y rejuvenecida, y, de igual manera, aunque no es su principal cometido, indirectamente puede mejorar las ojeras, al recolocar la grasa circundante a la zona inferior del ojo, sin necesidad de un relleno de ojeras.

Blefaroplastia completa

Es aquella en la que se tratan mediante cirugía tanto los párpados superiores como inferiores, consiguiendo un rejuvenecimiento todavía mayor de la mirada del paciente. Está indicada en casos más severos, en los que haya mucho tejido sobrante en ambas zonas. También podemos diferenciar los tipos de blefaroplastia según el abordaje que practique el cirujano:

Blefaroplastia transconjuntival

Indicada para pacientes más jóvenes, en los que las bolsas no son de importancia y no presentan una gran laxitud ni en la piel ni en el músculo, se utiliza este abordaje. Su principal ventaja es que no se manipula la piel y no requiere sutura. En esta técnica el cirujano practica la incisión entre el globo ocular y los párpados, por lo cual no quedan cicatrices visibles.

Blefaroplastia subciliar

En esta alternativa, el cirujano realiza la incisión bajo la línea de las pestañas, con la finalidad de eliminar las bolsas de los párpados inferiores y la grasa acumulada en ellos. Está indicada para pacientes que también necesitan retirada de tejido cutáneo.

¿Qué tienen en común todos los tipos de blefaroplastia?

Generalmente, todos los tipos de blefaroplastia se realizan con anestesia local y sedación, sin necesitar el paciente pernoctar en el hospital. Tiene una duración de entre una y dos horas aproximadamente, dependiendo de si se operan dos o cuatro párpados. En éste último caso, el cirujano siempre iniciará la intervención por los superiores. Las cicatrices resultantes de la blefaroplastia son mínimas y quedan ocultas y pasados aproximadamente tres meses después de la operación serán prácticamente invisibles.

Blefaroplastia en Alicante con Solesio clinic

Lo mejor que puedes hacer, si piensas que tienes apariencia cansada y envejecida en tu mirada por culpa de la laxitud en los párpados, es venir a la consulta del Doctor Francisco Solesio. Él te diagnosticará personalmente y te asesorará en todo el proceso que debes seguir hacia tu cirugía de párpados y hacia la recuperación de tu mirada atractiva y juvenil. Mejorar el aspecto de tu mirada es posible en Solesio Clinic.