Aunque acostumbramos a usar viales de toxina botulínica habitualmente en el tercio superior de la cara para tratar las arrugas de expresión, está aprobado su empleo en el tratamiento para la hiperhidrosis (sudoración excesiva). Sí, sí, para mitigar la sudoración excesiva; tanto en las axilas, como en las palmas de las manos y en las plantas de los pies. Hoy te vamos a explicar en qué consiste el tratamiento para la hiperhidrosis con toxina botulínica tipo A, o en otras palabras, cómo regular y controlar el exceso de sudor con botox (toxina botulínica).

¿Qué es la toxina botulínica o botox?

El botox es una toxina con la capacidad de producir una parálisis muscular localizada y limitada en el tiempo, de ahí viene su aplicación periódica, ya que el efecto va desapareciendo pasados unos meses. Entre sus aplicaciones terapéuticas fuera del campo de la medicina estética, encontramos su uso en el tratamiento de estrabismo, de migrañas o para bloquear las glándulas sudoríparas de pacientes que transpiran excesivamente (tratamiento para la hiperhidrosis)

El botox o toxina botulínica se administra mediante inyección por una aguja extrafina de manera prácticamente indolora. Una vez infiltrado en el músculo de la zona que se desea tratar, produce una relajación del mismo, inhibiendo así su movimiento. Además se puede aplicar en cualquier época del año, sin tener en cuenta la exposición solar, y sus efectos son inmediatos (aunque tiene efecto pico entre 4 y 15 días tras su aplicación). Nos centraremos, a continuación, en el uso de la toxina botulínica en el tratamiento para la hiperhidrosis.

Tratamiento para la hiperhidrosis: ¿qué hace el botox en la hiperhidrosis?

En Solesio Clinic realizamos previamente a la aplicación del tratamiento para la hiperhidrosis un estudio personalizado e historia clínica del paciente ya que hay excluir posibles causas de hiperhidrosis secundaria, evitándose el tratamiento para la hiperhidrosis sin el diagnóstico y/o tratamiento de la enfermedad subyacente.

La sudoración excesiva o hiperhidrosis es un problema que afecta aproximadamente al 2 o 4 por ciento de la población, resultando más común en adolescentes y adultos jóvenes. Se define como el exceso de sudoración no acorde a la temperatura o actividad física que presente el paciente.

El tratamiento para la hiperhidrosis con botox o toxina botulínica ha demostrado una gran tasa de éxito en axilas y palmas de las manos. El tratamiento para la hiperhidrosis consiste en un bloqueo de la transmisión nerviosa en la unión neuromuscular, cesando la producción de sudor entre el segundo y cuarto día después de la infiltración de toxina botulínica

La producción del sudor depende del efecto de la acetilcolina segregada por las terminaciones nerviosas sobre la glándula sudorípara (glándulas que producen el sudor) de la piel. La toxina botulínica en el tratamiento para la hiperhidrosis actúa en las terminaciones nerviosas, impidiendo que se libere acetilcolina, de tal manera que esta no desarrolla su función: si las glándulas sudoríparas no reciben el estímulo de la acetilcolina, no se produce sudoración. El paciente seguirá sudando, pero esta vez de forma más controlada y sin llegar a ser excesiva.

La toxina botulínica en el tratamiento para la hiperhidrosis hay que inyectarla directamente en la piel donde se sufre el exceso de sudoración. Para esto es necesario poner varias inyecciones en las axilas o en las manos; sin embargo, son prácticamente indoloras. También puede emplearse en el tratamiento para la hiperhidrosis anestesia local o tópica.

¿Cuánto dura el botox como tratamiento para la hiperhidrosis?

Como comentamos antes, al definir la durabilidad de la toxina botulínica, el tratamiento para la hiperhidrosis se trata de un bloqueo temporal, con efecto de unos seis meses aproximadamente. Cuando el efecto del tratamiento para la hiperhidrosis cesa, la hipersudoración vuelve, por lo que los pacientes deben volver a consulta con el fin de renovar los efectos. Tras varios tratamientos para la hiperhidrosis con botox, se observa que la duración se alarga y pueden espaciarse más las sesiones.

Por supuesto, hablamos de un tratamiento médico estético seguro. Dado que el tratamiento para la hiperhidrosis se administra mediante pequeñas inyecciones, pueden aparecer pequeños hematomas en las zonas de punción que duran unos días y después desaparecen.

Son todo ventajas a la hora de hablar del tratamiento para la hiperhidrosis. Son muchas las personas que podrían beneficiarse de él y quizás desconocen que existe una solución tan exitosa y rápida. Por ello, te animamos a compartir este post entre las personas que conozcas que quizás puedan necesitar un tratamiento para la hiperhidrosis. Además, con nuestro diagnóstico online gratuito recibirás un presupuesto a medida para cada caso concreto.

¡Tu tratamiento para la hiperhidrosis en Alicante a un solo clic!