Todos los años igual, se repite la historia: llega el buen tiempo y todavía no has planificado la operación Bikini. Se acerca la época para lucir “tipazo” enfundada en el bañador y necesitas el sprint final para hacerlo sin preocupaciones. Pues aún estás a tiempo para tratar de mejorar aquello que no te gusta o acompleja. Hoy te traemos una recopilación de tratamientos no quirúrgicos y cirugías para mejorar el contorno corporal y poder “lucir palmito” este mismo verano.

Grasa aquí, grasa allá

Si lo que te preocupa es que tienes unos “kilitos” de más, lo siento pero no te queda otra que realizar deporte y acompañarlo con una dieta equilibrada. Pero si a pesar de ser una persona delgada o haber llevado a cabo lo anterior, sigues teniendo el típico “flotador” alrededor de la cintura, puedes necesitar un tratamiento extra como la ultracavitación o una liposucción.  ¿Qué son y en qué se diferencian?

Ultracavitación ¿Qué es y para qué sirve?

Es un tratamiento de medicina estética destinado a eliminar depósitos de grasa, las zonas más comunes donde se acumula esta grasa en exceso, muy difícil de eliminar son:

  • Espalda
  • Abdomen
  • Flancos 
  • Cartucheras
  • Cara interna de la rodilla, etc.

La ultracavitación sirve para remodelar el contorno corporal eliminando la grasa rebelde de zonas lipodistróficas. Estas zonas son esas partes carnosas de nuestro cuerpo donde se acumulan depósitos de grasa, es decir, donde se almacena grasa que difícilmente podremos eliminar totalmente, ni realizando deporte ni con dieta.

Este tratamiento de aparatología médica sirve para eliminar las células grasas mediante el uso de ultrasonidos desde fuera del cuerpo, del mismo modo que una ecografía, pero con frecuencia e intensidad específicas para eliminar la grasa respetando los vasos sanguíneos, nervios y otras estructuras del cuerpo. En Solesio Clinic además para maximizar los resultados la combinamos con infiltraciones de suero. Y para obtener el mejor de los resultados se recomienda además la presoterapia.

El cambio no es tan radical como el que se consigue mediante una operación de liposucción, pero es efectivo en algunos casos. 

Liposucción ¿Qué es y para qué sirve?

La liposucción es la alternativa quirúrgica para eliminar la grasa corporal de zonas rebeldes de manera definitiva, mejorando el contorno corporal. Es habitual liposuccionar varias zonas para mejorar la silueta, cuando esto ocurre hablamos de lipoescultura.

La diferencia entre la liposucción y la lipoescultura radica en el número de zonas liposuccionadas, así como en la finalidad principal del procedimiento quirúrgico. En la liposucción se tratan una o dos zonas lipodistróficas muy localizadas con el fin de eliminarlas. Cuando hablamos de lipoescultura, nos referimos a un procedimiento más “deslocalizado” mediante el que se elimina el exceso de tejido graso de tres zonas o más con el objetivo de remodelar la silueta en general, como si de un escultor se tratara, consiguiendo un contorno más armónico y equilibrado.

Librarse de la piel colgante del cuerpo

Tener exceso de piel es el otro gran problema a superar cuando hablamos de la operación bikini. Pérdidas de peso importantes, haber tenido varios embarazos o la pérdida de colágeno y elastina en la piel por la edad, son las principales razones por las que aparece el exceso de piel en nuestro cuerpo. La piel ha cedido y difícilmente volverá a su estado original, por ello, para corregir la piel colgante en el cuerpo solo existe la opción quirúrgica para combatirlo: hablamos de la abdominoplatia (en el abdomen), la cruroplastia (en las piernas) o la braquioplastia (en los brazos). ¿Qué son y en qué se diferencian?

Abdominoplastia ¿Qué es y para qué sirve?

El procedimiento quirúrgico de abdominoplastia es uno de los más complejos en cirugía plástica. De igual manera, es uno de los que produce resultados más satisfactorios. La finalidad de la abdominoplastia es la de recuperar la firmeza de los músculos de la pared abdominal y/o eliminar el exceso de piel en la zona del abdomen, que provoca que esta quede laxa y descolgada. Suele tener entre 2 y 4 horas de duración (dependiendo de la complejidad del caso) y deja una cicatriz que se coloca estratégicamente para que quede permanentemente oculta bajo la ropa, pero que normalmente se extiende, generalmente, de cadera a cadera.

La diástasis de rectos, o distensión de los músculos rectos abdominales es un problema muy común en mujeres que han pasado por varios embarazos o como consecuencia del envejecimiento y debilitamiento de los músculos. Por otra parte, una pérdida de peso muy abrupta (como puede sufrir, por ejemplo, un paciente obeso tras una cirugía bariátrica) generalmente produce la laxitud en la piel que antes estaba estirada a causa de la grasa, haciendo que quede descolgada o con apariencia de faldón.

Mediante la abdominoplastia se pueden solucionar ambos problemas, ya que esta cirugía consiste precisamente en el retensado de los músculos abdominales y la posterior resección del tejido cutáneo sobrante. De esta forma se obtiene un nuevo contorno corporal, con un abdomen más plano, el ombligo reposicionado y una cintura más estrecha. Es decir, en la abdominoplastia se tonifica el abdomen, reduciendo su volumen, pero seguro que ya te has dado cuenta: en la abdominoplastia propiamente dicha no se extrae grasa más allá de la que está pegada a la piel que se extirpa.

Braquioplastia ¿Qué es y para qué sirve?

La braquioplastia también conocida como lifting de brazos, es una solución al descolgamiento y exceso de grasa y piel en las extremidades superiores. La piel de los brazos tiene una serie de particularidades que la hacen propensa a sufrir este problema. No es muy elástica, tiene poco grosor y el ejercicio no le afecta en gran medida. La braquioplastia puede ser la única solución para devolverle a estos pacientes la confianza necesaria para volver a mostrar esta zona de su cuerpo.

Cruroplastia ¿Qué es y para qué sirve?

La cruroplastia o lifting de piernas es la técnica quirúrgica que se encamina a producir una mejora en el aspecto de la cara interna de los muslos, eliminando la piel y el tejido sobrantes

La acumulación y exceso de tejido dermograso en la zona genera una piel laxa, que puede llegar a colgar y resultar tanto incómoda o limitante como antiestética. La cruroplastia o dermolipectomía crural devuelve al paciente la firmeza en las piernas con una cicatriz resultante que se dibuja desde la rodilla hasta la ingle por la cara interna del muslo. Con este procedimiento también se solucionan problemas frecuentes en pacientes con laxitud en las piernas que se generan por el continuo roce y sudoración.

Si sabes qué te gustaría mejorar del contorno corporal, seguro que podemos ayudarte. Acude a consulta con el Doctor Solesio y te asesoraremos con franqueza sobre si es posible hacer realidad tu operación bikini 2021.